Las garrapatas

En esta primera entrada que os escribo quiero hablaros de uno de los parásitos externos más comunes y peligrosos para nuestras mascotas y, en menor medida, para nosotros: las garrapatas.

Aunque su picada no implica mucho más que un pequeño picor o irritación, en casos más graves una infección o una reacción alérgica, son portadoras de enfermedades muy graves para nuestros peludos y para nosotros.

hembra garrapata

El enemigo
Las garrapatas se clasifican como ectoparásitos, ecto- significa externo y parasito implica que son seres que requieren de otro animal para sobrevivir.
Sabías que… En biología se clasifica a las garrapatas como a artrópodos, como los insectos, pero las garrapatas son, concretamente, arácnidos, como los escorpiones, ácaros o las arañas.

Ya sabemos que son, ¿alguna cosa más?
Pues sí. Para poder enfrentarte a una amenaza primero tienes que saber de ella, y ya sabéis lo que dicen: el conocimiento es poder…

Las garrapatas se dividen en dos grandes familias: las garrapatas duras (o Ixodidae) y las blandas (o Argasidae, para entendernos, la que tiene pinta de patata). Quizá penséis que esta información no tiene valor, pero tranquilos empecemos por las duras.
¿Os apetece ver una imagen para ver cómo son?

Todas las especies de garrapatas pasan por las mismas tres fases evolutivas a lo largo de su vida (particularmente longeva para lo que son) tras salir del huevo: larva, ninfa y adulto. ¡Uy! ¡Se me olvidaba! A diferencias de las “duras” con una fase única de ninfa las blandas” (o patatas) tienen varias fases ninfaticas (4 para ser más exactos). Para pasar de fase, la garrapata necesita alimentarse de sangre de un huésped, por lo que nada más nacer buscará al animal más cercano, en este caso nuestros peludos. Sabemos de su ciclo, jugamos con ventaja. Las larvas y ninfas se instalaran habitualmente en el lomo o vientre del animal (básicamente donde “caen”) mientras que los adultos prefieren las zonas de piel fina: cuello, orejas o entre los dedos.

¿Qué ventaja nos otorga este conocimiento? Fácil, con los primeros calores primaverales o al empezar el verano nuestra zona de búsqueda deberá centrarse en el lomo, mientras que a medida que pasen los meses y haga cada vez más calor deberos mirar a fondo cuello, orejas y dedos. En resumen, podemos centrar nuestra prevención en base a su ciclo biológico:

ciclo.jpg

La picadura
Como todo ser vivo, para poder entender en que consiste su alimentación y como pican, debemos conocer dónde habitan, así como entender la forma en que llegan a hospedarse en la piel de nuestras mascotas. Esto nos permitirá primero identificar una picadura de garrapata y, segundo, prevenirla (recordad sus fases de crecimiento y las estaciones).

Como justo acabo de mencionar la estación del año, más bien la temperatura del ambiente, es el factor clave para determinar el nivel de actividad del parasito. Las épocas de mayor actividad tradicionalmente han sido de abril a octubre aunque debido al cambio climático este periodo ha aumentado y pasamos de poco antes de la primavera (marzo) o casi finales de otoño (noviembre), el resto de meses la mayoría de especies hibernan, aunque unas pocas son activas todo el año.

Aprovecho para desmitificar un comportamiento que muchas veces se ha atribuido a las garrapatas… estas no pueden volar ni saltar. Por tanto, se hallaran siempre por el suelo o en tallos de hierbas, de zonas rurales o boscosas (ojo también en jardines o franjas urbanas). Las garrapatas son capaces de detectar cuando un animal pasa cerca de ellas y es cuando aprovechan para subir por las patas o pasar al lomo a través de un tallo. Una vez han alcanzado el animal las ninfas se quedarán cerca de la zona donde picaran mientras que los adultos empezaran a trepar y recorrer el lugar buscando el lugar idóneo para alimentarse.
espigas, garrapatas

La picada da mucho repelús, ¿cuánto dura?
Aquí encontramos diferencias entre las garrapatas duras y blandas. Por un lado las pertenecientes a la familia Ixodidae (duras) se alimentan en dos fases: una primera que dura una semana y permiten aumentar su peso 10 veces, y una segunda que les lleva unas 12 o 24 horas donde multiplican su peso 50 veces. Por otro lado la familia Argasidae (blanda) solo se alimentan una vez aumentando su tamaño 4 veces.

Debido a estas conductas alimentarias siempre será más probable encontrar garrapatas duras en nuestros compañeros (el 100% de las veces en España, ya que de momento no hay blandas en España, pero si viajas al extranjero puedes encontrar blandas).

garrapata pegada al perro

Toda esta teoría está muy bien, pero nosotros hemos ido a la montaña ¿cómo podemos saber si el perro tiene o no garrapatas?
Hay una serie de síntomas de fácil detección en perros que nos permitirían identificar la parasitación. Ante todo, y como ya hemos comentado, debemos centrar nuestros esfuerzos según la época del año, sobre todo en verano con la mayoría de garrapatas adultas. ¿Por qué? Las garrapatas adultas buscan las zonas de piel más fina para acceder más rápida y fácilmente a la sangre, por lo tanto se instalaran en cuello, orejas, ingles o la zona perianal o zonas donde el perro no pueda rascarse.

garrapatas en perros

Aquí tenemos el primer síntoma, el más común y el más evidente: si tu perro no deja de lamerse, rascarse, morderse o intentar acceder a una parte de su cuerpo con mucha energía seguramente tiene un parasito. Esto es debido a que la mayoría de las veces (ojo, no siempre) la picada de una garrapata va acompañada de una reacción por parte de su organismo, alérgica o no, que causa mucho picor.

Otros síntomas “clásicos” son la hemorragia, debido a la perforación de la piel durante la picada, o la parálisis. Quiero centrarme en este último un momento: cuando el parasito se alimenta introduce en el huésped su saliva. Esta saliva está compuesta por toxinas y moléculas analgésicas, antiinflamatorias y anticoagulantes para facilitar la alimentación y reducir la capacidad del sistema inmunitario del animal. Este conjunto de sustancias son las que pueden producir la parálisis, la intoxicación y una reacción alérgica grave, cuanto mayor sea el periodo de alimentación, mayor el riesgo.

Si creías que hasta ahora era malo, os equivocáis. Todo lo explicado no deja de ser el mecanismo de supervivencia de un ser vivo y nos puede gustar más o menos, pero con la prevención adecuada (que veremos más adelante) podemos reducir todos estos riesgos a prácticamente nada. El problema de las garrapatas y nuestras mascotas no son ellas en si mismas, si no lo que hay en su interior… las enfermedades que transmiten. ¿Quieres saber más sobre las enfermedades que pueden provocar sus picaduras? O ¿Cómo quitarlas de forma correcta?

Para los más curiosos, algún dato más:
Los géneros, ojo no las especies, más comunes a nivel mundial (a algunos y algunas seguro que os gusta viajar) que parasitan a nuestros perros serian Amblyomma, Dermacentor, Haemaphysalis, Hyalomma, Ixodes y Rhipicehpahlus, siendo este último el más usual de todos por habitar en prácticamente todas las regiones del mundo. En Europa, y más concretamente en España, pese a haber varias especies, las más frecuentes solo serían 3: Rhipicephalus sanguineus, Dermacentor reticulatus e Ixodes ricinus. A estas garrapatas se las llama vulgarmente duras debido a un caparazón que se ve claramente en la zona dorsal del parasito, incluso podemos distinguir el género sexual gracias a ello, los machos están totalmente recubiertos y las hembras solo la zona cercana a la cabeza.
Respecto a la garrapatas blandas ,la más común es Otobius megnini, (la pobre tiene forma de patata) y se caracteriza por preferir alimentarse en las orejas, sobre todo por dentro de estas, ya que a diferencia de las Ixodidae, estas no tienen caparazón para protegerse, esto, además, impide diferenciar el sexo.

¡Nos leemos en los comentarios y os espero en el siguiente post!

Autor: David Basanta Pons, epidemiólogo en salud internacional, ha centrado gran parte de su carrera en el estudio de las zoonosis: enfermedades de transmisión animal-humano, humano-animal, y en las arbovirosis (enfermedades trasmitidas por artrópodos).

Paseo por el Gorg de la Mola, Sant Andreu de la Barca

Hoy os traemos un pequeño paseo por un gorg muy cercano a Barcelona, en la población de Sant Andreu de la Barca, ¡donde nuestros amigos de cuatro patas van a poder darse un remojón!
Tiene fácil acceso tanto en coche como en transporte público.

Si se os hace corto el paseo, muy cerca está el salto de agua del Papiol, muy agradable y dónde podéis encontrar perretes “en remojo”.

Cómo llegar:
Viniendo por la N-II desde Pallejà, entramos a Sant Andreu de la Barca. En la primera rotonda grande, donde hay una gasolinera, verás que la salida de la izquierda asciende por un puente sobre la vía de tren.
mapa.jpg

Siguiendo esta calle hay un parking público de tierra donde puedes aparcar.
También se puede llegar en tren, estación Sant Andreu de la Barca, que queda a 8 minutos a pie del parking donde comenzamos el paseo.
Normativa para perros en el tren.
Una vez allí:
Saliendo del parquin por Carrer Lluís Companys, has de seguir la calle hacia el bosque, aún no desates a los perros ya que pueden pasar coches (aunque nosotros no nos hemos cruzado con ninguno, esta vía lleva a algunas urbanizaciones).
Pasados unos metros tras la curva de la carretera, verás un pequeño desvío a mano izquierda que desciende, es un caminito aún amplio, pero ya no circulan coches así que ya no hay este peligro para los perros. (Hay varios desvíos que salen desde la carretera, pero todos llevan al mismo lugar, de modo que no te preocupes si no coges el que sale en el mapa). La idea es ir descendiendo y avanzando hacia mano derecha, nosotros hemos bajado por algunos atajos que hemos ido encontrando. Por si sigues nuestro camino hemos cogido el primer desvío a mano izquierda, para llegar a un camino ancho de nuevo, el cual tiene otro atajo unos metros a la izquierda.

Por esta zona ya vais a oír el agua, y a los pocos metros encontrareis el gorg desde arriba.
Para bajar hay que cruzar la riera, verás una zona que permite la bajada, pero puede ser difícil para los perros (Milka no ha querido bajar porque le ha dado miedo saltar).

_S595106.jpg

Vamos a seguir riera arriba, por el lado derecho de esta, hasta encontrar una señalización que indica “pou de glaç”.
Si quieres hacer el paseo lineal puedes seguir recto, pero si quieres hacerlo “semi-circular” puedes ir por donde hemos ido nosotros, aunque te aviso que el sendero puede estar algo complicado por las ramas.
Si quieres hacer como nosotros, cruzando el agua verás unas escaleras de madera, hemos ido por allí. La idea es ir de nuevo a la derecha, pero si la vegetación te lo impide, puedes ir unos metros a mano izquierda para encontrar el camino.

Más adelante verás un desvío donde ascienden otras escaleras o puedes seguir recto, nosotras hemos ido a ver qué había tras las escaleras pero no nos ha gustado esta opción ya que entras en una urbanización y después la ruta sigue por carretera. De modo que hemos vuelto atrás y hemos seguido recto, que es lo que te recomendamos.
Vas a ir por un sendero, que en algunas épocas del año puede tener ramas que dificulten en paso.
Llega un punto en que verás de nuevo la riera y puedes cruzarla para seguir rio arriba por un caminito con árboles que va paralelo al agua.

Cuando llegamos a la carretera hemos dado media vuelta, ya que no hemos querido ir por zonas dónde haya que vigilar con los coches.
Ahora deshacemos camino hasta dónde hemos cruzado el agua. Para que sepas que vas bien, has de ver la pequeña caseta con grafitis, sigue riera abajo por su lado izquierdo (en algún tramo hemos cruzado para seguir por la derecha ya que era más sencillo al paso).
Una vez pasado de nuevo el Gorg, en esta ocasión hemos llegado hasta el final del caminito que va paralelo al agua, hasta llegar a la pequeña barrera de madera, justo antes de esta hay un caminito que asciende hasta la carretera que nos lleva al parking.

Otros Datos de interés:
Dificultad:
moderada, es un paseo sencillo pero alguna zona tiene rocas que pueden dificultar el paso.
_S545100.jpg

Durada: es un paseo cortito de una hora aproximadamente, puedes alargarlo por los caminos de la zona, pero encontrarás urbanizaciones y a veces carreteras cercanas.
Ciclistas: no hemos encontrado ninguno.
Agua: el paseo es todo el rato al lado del agua, pero no hay fuentes para beber.
Gente: no hemos encontrado a nadie, pero sabemos que es una zona donde puedes encontrar perros y vecinos paseando.
Sombra: dependiendo del tramo puede tocar el sol, recuerda usar protección solar.
Otras consideraciones:
al ser zona con agua recuerda que en épocas calurosas tu acompañante ha de llevar repelente, pipeta,… y no está de más que tú también te pongas repelente para mosquitos.
Esta zona tiene pinos, cuidado en época de procesionaria.
Aunque la zona es agradable y bonita, depende del día puedes encontrar suciedad alrededor, hemos encontrado el agua limpia, pero algo de suciedad por la zona.

Sant Sebastià de Montmajor

Sant Sebastià de Montmajor, en el Vallès Oriental, es un pueblo de apenas diez habitantes, en el municipio de Caldes de Montbui el Vallès Oriental. Está situado entre las montañas de Gallifa y del Farell. Siendo uno de los ejemplos que se han conservado de sagrera medieval.
Este paseo por montaña tiene una pequeña joya oculta, si nos guardas el secreto, te diremos cómo llegar.

Sin título-1.jpg

Cómo llegar:
Llegamos a esta pequeña población por la Bv-124, pasado Caldes. La carretera muere en el mismo sitio, lugar donde puedes aparcar.
Ya que estás por la zona, puede visitar el Gorg de les Elies, esta ruta comienza en el mismo lugar.

 

Una vez allí:
Nuestra ruta comienza delante del Parking, verás que al lado de unos cubos de basura sale una GR amarilla, la cual vamos a seguir.
Vamos a seguir la pista forestal, seguiremos recto sin coger los desvíos que salen a lado y lado: deja atrás la torre, la casa y Mas Prat.

Llegarás también a una bifurcación en la que, el camino de la izquierda indica “Prohibido circular excepto vecinos”, has de coger el de la derecha, siguiendo el camino por el que ya venías.
Poco después verás un triple desvio: el derecho asciende, el central está cerrado con una cadena y un tercer camino a lado izquierdo. En nuestro caso hemos cogido el central, y regresado por el izquierdo, pero puedes hacer la ruta al revés.

– Aviso: últimamente hay perros de las casas siguiendo este camino, puedes ir y venir por el camino de la izquierda y hacer la ruta lineal para evitar pasar por la zona con la propiedad con perros.-

Si sigues recto, como hemos hecho nosotros, en el primer desvío has de seguir ascendiendo a mano derecha que hace curva.
Cuando llegues a la casa, te recomiendo atar a los perros, en nuestro caso han bajado varios perros de la casa ladrando, para evitar sustos los ataremos. Además has de cruzar por delante de la casa y tienen una zona con gallinas, si tu perro tiende a cazar, ves con mucho cuidado.

Siguiendo el camino llegas a una bifurcación tras otra cadena de “Prohibido circular excepto vecinos”, aquí has de ir hacia la izquierda, siguiendo una flecha amarilla pintada en un palo que hay antes del desvío.
En la siguiente bifurcación verás un camino a mano derecha que asciende y uno a la izquierda que desciende, de nuevo verás otra flecha amarilla en un pino, que te indica que vayas a la izquierda.

Llegaremos de nuevo al cruce de tres caminos de antes, y ahora vamos a volver sobre nuestros pasos.
Poco después de pasar una entrada de madera que indica “Propiedad privada” veras que nace un pequeño sendero que va descendiendo paralelo al camino del que antes hemos venido. Siguiendo este senderito llegamos a un punto en el que hay una valla de hilo metálico, en nuestro caso la encontramos abierta así que seguimos para echar un ojo. En este punto ya vas a oír el agua cayendo, y has de bajar una pequeña rampa con algo de zarzas para llegar a la pequeña cascada con un “gorg” relativamente profundo.
Se trata de una zona “oculta entre maleza”, y has de deshacer camino para volver al parking.
_S195062.jpg

Otros Datos de interés:
Dificultad: Moderada. Es una ruta sencilla, pero para llegar a la zona de agua hay que ir por un sendero y bajar una pequeña rampa que puede tener plantas con espinas.
Durada: unas 3horas parando a remojarnos, se puede hacer en menos.
Ciclistas: no hemos encontrado ninguno
Agua: Dependiendo del tramo, coge agua para beber.
Gente: Aparte de los pocos vecinos haciendo trabajos en sus casas, no hemos visto a nadie.
Sombra: La mayor parte del trayecto no hay apenas sombra, coge protector solar.
Otras consideraciones: es una zona con pinos, cuidado en época de procesionaria.

_S245067.jpg
información

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Ruta cercana: Gorg de les Elies, Sant Sebastià de Montmajor

¿Cómo afrontar la llegada de los temidos petardos?

Un año más es uno de los temas más preguntados en estas fechas: qué hacer y el cómo ayudar a nuestros perros a pasarlo un poco mejor en estos días, en los que los petardos son frecuentes, sin previo aviso. Aunque deberíamos trabajar todos los meses del año para prevenir o disminuir el miedo de nuestros perros a los ruidos fuertes, sí que podemos aplicar en los últimos días previos algunas medidas paliativas.

miedo a los petardos en perros

¿Qué es el miedo?
El miedo es una emoción asociada a un peligro específico que lleva consigo diferentes respuestas a nivel de conducta. A nivel cerebral se activa un proceso bien conocido tanto en humanos como en otros animales, llegando a liberarse hormonas relacionadas con el estrés. El miedo puede ser adaptativo si la situación es un peligro real que puede evitarse o afrontarse con éxito.

¿Qué es una fobia?
Por fobia entendemos una respuesta de miedo desproporcionada, ante un peligro. El proceso que normalmente se ha producido recibe el nombre de sensibilización: tras una o más experiencias con un determinado estímulo el resultado ha sido todo lo contrario a adaptación. La fobia a ruidos intensos es de las más frecuentes en perros.

¿Qué es la ansiedad?
Cuando hay anticipación de eventos o consecuencias negativas hablamos de ansiedad. Perros con fobia a tormentas empiezan a inquietarse al percibir cambios atmosféricos que indican la posibilidad de aparición de lo que verdaderamente les asusta.

dog-2215185_960_720

¿Por qué muchos perros sufren ante la presencia o anticipación de petardos? Existen características en estos estímulos que los hacen especiales y juegan en nuestra contra por generar muchísima eficacia en el aprendizaje del miedo:

  • Novedad, en muchos casos, en los que no se ha podido experimentar una habituación a este tipo de sonidos.
  • Sorpresividad, debido a que no suelen ser señalados más que por contextos o situaciones en las que los perros pueden prever su posible aparición.
  • Saliencia, puesto que destacan mucho del sonido base en el entorno.
  • Intensidad: no hace falta decir que la intensidad de estos estímulos auditivos es mucho más elevada de lo que nuestros perros están acostumbrados. Incluso hay hipótesis sobre si los perros con fobia a los petardos son especialmente sensibles a los ruidos fuertes, llegando a producirles dolor.

¿Qué tipo de respuestas se dan en el perro?
El estímulo temido provoca una respuesta a nivel emocional en el perro que no es voluntaria y que a su vez genera comportamientos preocupantes para los propietarios. A nivel fisiológico nuestro perro sufre una revolución que puede llevarle a: jadear, temblar, eliminar sin control entre otros y a nivel conductual a lloriquear, intentar esconderse, buscar contacto físico o intentar huir entre otros. De ninguna manera podemos afirmar que el perro actúa conscientemente, expresamente o con una intención. De hecho debemos saber que el miedo como emoción no puede ser reforzado en términos de “muy bien, sigue así”.

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestro perro a superar estos días de petardos?

Con tiempo…

  • Busca sonidos relacionados con petardos o percusión y ponlos de menos a más volumen mientras tu perro está entretenido. Un profesional podría ayudarte a graduar el proceso.
  • Prepara a tu perro una zona de seguridad en casa en una habitación lo más aislada acústicamente posible respecto a la calle, en la que se sienta cómodo y en la que le puedas ir administrando juguetes rellenos de golosinas. Puedes acompañarle allí en diferentes momentos del día para asociar esa estancia con calma y bienestar. Puedes añadir en la zona un trasportín para perro pero no les cierres la puertecita.
  • Acostúmbrale a música de menos a más volumen, gradualmente, que pueda servirte para mitigar el sonido de los petardos más adelante.
record-336626_960_720

A nivel paliativo, sin tiempo…

  • Evita dejarlo solo en los días más complicados, sobretodo en la temida noche de San Juan.
  • No castigues sus reacciones por muy desproporcionadas o incómodas que sean.
  • Evita sacarlo a la calle en los momentos de más probabilidad de petardos y llévale siempre atado con material que pueda evitar su escape (arnés + collar) o busca una zona aislada en la que pasear más tranquilos.
  • Evita llevarlo a un lugar desconocido en el que se produzcan petardos y otros estímulos estresantes.
  • Si busca contacto físico no se lo niegues. Debemos evitar estar nerviosos, puesto que nuestro perro puede interpretar como aún más alarmante la situación. Podemos reconfortar a nuestro perro de forma relajada.
  • Si busca refugio en un lugar adecuado, como debajo de una cama, no intentes que salga ni le fuerces a cambiar de ubicación.
  • Actúa con tranquilidad y naturalidad.
  • Añade sonido en el ambiente (no exagerado para lo que esté acostumbrado el animal) y aísla acústicamente el lugar lo máximo posible.
  • Acompáñale a la zona segura y, si hace falta, hazle compañía.

A nivel farmacológico:

  • Habla con tu veterinario de confianza y cuéntale el caso.
  • Existen ansiolíticos eficaces para que el perro no esté tan activo y sufra lo menos posible. Evita los relajantes musculares y no le mediques por tu cuenta. Siempre es necesario que un veterinario os haga la receta y siga la evolución del estado de salud de vuestro perro durante el tratamiento.
  • Las feromonas y complementos nutricionales también pueden ayudar, aunque lo ideal es empezar con tiempo y utilizarlos como complemento sin confiar 100% en ellos.
  • Es importante saber que si tu perro tiene verdaderamente fobia a los petardos, no será suficiente aplicar pautas que puedas leer o que te pueda recomendar un profesional. Será importante aceptar la situación e intervenir con colaboración siempre de un veterinario.
perros Donaciones de sangre caninas

Curiosidad: Existe una fobia específica a los ruidos fuertes en humanos llamada ligirofobia. Es un miedo desproporcionado a objetos que provocan ruidos muy fuertes, como los petardos o los globos, llegando a provocar la evitación de situaciones en las que podría desencadenarse un estruendo: fiestas, eventos sociales o espectáculos.

Ánimo, en nada ya habrá pasado la temporada de petardos y podremos volver a disfrutar con nuestros compañeros.

11070511_736974789734899_4647937707769122218_n

Artículo escrito por la etóloga Sílvia Rodellar de Indicans, si quieres saber cómo ayudar a tu mejor amigo de cuatro patas, puedes contactar con ella en:
http://indicans.cat/
www.facebook.com/IndicansGossos
¿Quieres escapar de la ciudad para San Juan?
¡Ven con nosotros a los Pirineos!

AVISO: Este año, se ha anulado la escapada de San Juan debido al coronavirus,
¡te esperamos el próximo año!

Lles de Cerdanya
Lles de Cerdanya

Normativa para perros de la “Xarxa de Parcs Naturals”

Los que visitamos nuestros bosques en compañía de perros, solemos tener la duda de si nuestro mejor amigo puede ir suelto o no por según qué zonas.

Aquí te especificamos la normativa vigente sobre cómo han de ir los perros en los

espacios naturales protegidas de la “Xarxa de Parcs Naturals”, algunos puntos son obvios, pero hemos querido incluirlos todos para que no haya dudas:

  • Tu perro ha de ir identificado, y has de llevar contigo su correa o cadena, ya que la normativa así lo especifica. Y, como ya sabes, en caso de que tu perro sea considerado de raza PPP, deberá cumplir la ley llevando correa y bozal.
  • Los perros han de ir atados en zonas donde haya rebaños, ya que muchos animales son sensibles a la presencia de perros, y hemos de evitar sustos por ambas partes.
  • Se recomiendo llevar al perro atado en itinerarios señalizados, en áreas de esparcimiento, y en zonas muy frecuentadas. Supongo que no hace falta recordar que en estas zonas se han de recoger sus deposiciones (el bosque es de todos y hemos de mantenlo limpio).
  • Hay que ser prudente con el trato a los demás animales, en especial en las casas que puedas encontrar por el camino.
  • Esta norma es lógica, pero la pondremos de todos modos: no abandones a tu mascota nunca, es cruel y es una infracción tipificada en la normativa vigente.
  • Por su seguridad y por evitar problemas, ten a tu perro cerca de ti y controlado en todo momento.

Recuerda que eres responsable de tu perro, no alteres la actividad de los habitantes del parque y de los visitantes que quieren disfrutar de la naturaleza como vosotros.

Quizás también te interese: Beneficios del Senderismo con Perros, Rutas para ir con tu Perro, o nuestras Excursiones en Grupo.

Este texto está basado en la normativa de Xarxa de Parcs Naturals de la Diputació de Barcelona, si quieres, puedes leer el texto original aquí.

Pèlags del Vilobí del Penedès

En el Alt Penedès, muy cerca de Vilafranca, encontramos la población de Vilobí del Penedès. En el Parc dels Talls, podràs encontrar estos cuatro “Pèlags”, cada uno de ellos con distintas características. Este paisaje singular se formó a causa de la explotación minera. La naturaleza ha sabido compensar los daños creados por el ser humano, creando un bonito paisaje digno de ver.
Hemos de avisarte que, al ser un espacio protegido, la normativa indica que los perros han de ir atados. Te recomendamos madrugar para disfrutar de este recorrido sin cruzarte con nadie.

mapa

Cómo llegar:
Cuando hayas llegado al pueblo, sigue las indicaciones para llegar al Parc dels Talls.
Nuestra ruta comienza en el Parking cercano al pèlag de mayor tamaño, en la calle Guixeres de Dalt, pasado el restaurante.

Una vez allí:
Del parking sale un camino hacia el pèlag, dónde hay un mirador.
A mano izquierda de esta zona, hay un caminito a través del cual puedes llegar al nivel del agua.

Seguimos subiendo por un caminito -al que también puedes acceder desde abajo-, pero para no liarte puedes cogerlo des del parking (mirando al pèlag, queda a tu izquierda).
Seguimos paralelos a los viñedos de la zona.
Cuando se termine el camino, al final del último huerto, coge el sendero ascendente que se adentra en el bosquecito de tu derecha.

Una vez hayas cruzado el bosquecito, sigue el camino algo más amplio que verás. Nosotros nos hemos cruzado un 4×4 que iba muy despacito, pero te aviso por si pasa alguno a mayor velocidad cuando tu estés por la zona.
Seguiremos el camino de vuelta hacia el Vilobi, y en la primera bifurcación has de ir hacia la derecha.
Más adelante, tras pasar una masía, verás otra bifurcación: uno de los caminos es de gravilla y va recto, y el otro queda más hacía la derecha estrechándose y ascendiendo. Cogeremos el de mano derecha que bordea el pèlag.


Cuando llegues al final del pèlag, verás un camino que queda más a la izquierda y otro a la derecha, si quieres ir al restaurante has de seguir por el de la derecha, nosotros hemos ido hacia el siguiente pèlag cogiendo el de la izquierda que asciende un poquito.
Una vez te cruces con el camino principal, ves a mano derecha y después tan solo has de seguir las indicaciones con fechas amarillas y negras que señalan “Xarxa de Senders, Alt Penedès”.

Pasarás por el pèlag sec, y el pèlag petit. Tras este último, llegas a la carretera que te conduce de nuevo al parking.
Puedes alargar la ruta siguiendo las flechas amarillas que se desvían poco antes de llegar al parking, en nuestro caso hemos preferido llegar de nuevo al pèlag gran para comer algo y disfrutar del paisaje.

_DSF2639.jpg

Gorg Negre, Sant Feliu de Codines

mapa.jpg

Hoy os traemos una ruta a un Gorg muy bonito situado entre las comarcas del Vallès Occidental y el Vallès Oriental.
Cómo llegar:
En nuestro caso hemos cogido la C-59. Pasando de largo Caldes de Montbui, llegamos a Sant Feliu de Codines.
Una vez allí, has de seguir las indicaciones para la Zona Esportiva Solanes, donde aparcaremos. Aquí comienza nuestra ruta.

Una vez allí:
Esta zona tiene múltiples opciones de camino, si vas con un buen GPS puedes ir a explorar distintas opciones, nosotros te vamos a poner por donde hemos ido en nuestro caso.

La primera parte del camino es bajando la carretera que hemos subido con el coche, de modo que mejor tener atado a tu perro para evitar sustos con algún vehículo que pueda ir hacia la zona deportiva.
El primer desvío va hacia Camí de la Montaña, vamos a pasarla de largo y seguir carretera abajo hasta que veamos la siguiente bifurcación, donde si vamos a coger el camino de la izquierda.
A partir de aquí vamos subiendo por este camino, verás un desvío a la derecha que has de pasar de largo y seguir por el camino ancho.
En la siguiente bifurcación sigue las señales que indican camino hacia Mas Fonoll.

Llegas a un punto en el que hay un camino que nace a tu derecha y hace una curva hacia atrás, en la entrada del cual hay un pino ancho, y una señal de cruz amarilla. Aunque esta cruz indica que el camino no sigue por allí, en nuestro caso este es el camino que vamos a tomar, dejando atrás la pista ancha (si llegas a la casa, te has pasado de largo el desvío).

Siguiendo nuestra ruta llegas a una zona dónde hay cuatro opciones de camino, uno sigue la curva como volviendo hacia atrás más o menos paralelo al que venimos, otro hace casi un ángulo de 90º y dos siguen rectos. Vamos a coger el primero que sigue recto.

Este camino “muere” en la curva de otro caminito, pudiendo ir a mano derecha o a mano izquierda, en nuestro caso vamos a ir a mano derecha, hacia abajo.

Más adelante verás una bifurcación, cogemos a mano derecha. Veremos un poste de dirección de camino donde nos indica que el Gorg se encuentra a unos 300 metros, sigue la dirección que te indica esta señal y la siguiente (indican que has de cruzar el riachuelo). Esta zona es un sendero que puede estar algo descuidado, de modo que vigila con las ramitas, sobre todo con aquellas que pueden pinchar.

Aunque indique 300 metros, a nosotros nos ha parecido algo más largo, así que no te extrañes si vas andando y te parece que no llegas.
El camino sigue al otro lado de la riera, haciendo un ligero ascenso. A mano derecha verás una arboleda, poco después de pasarla de largo, hay un pequeño camino a mano derecha que desciende, cógelo. Este tramo tiene un descenso algo empinado hasta llegar al Gorg (si llegas al Gorg por la parte de arriba, te has pasado el desvío).

_S174228.jpg

En la zona del Gorg, cruzando el rio, hay un pequeño descampadito donde hemos parado a desayunar. En este punto sigue nuestro camino de vuelta.
Advertencia: si estáis cansados o no estáis acostumbrados a caminar, os recomiendo que a partir de aquí deshagáis camino por el mismo que habéis venido, ya que por el que vamos a indicarte el tramo final tiene una fuerte pendiente que pueda costar si no estás acostumbrado al senderismo.
Por el camino que sale de este pequeño descampado verás una gran piedra con forma cuadrada a mano derecha, y pocos metros después de esta, un desvío también a mano derecha, coge esta bifurcación que cruza el rio y se mete en la arboleda que antes hemos visto de lejos.
Verás una pequeña construcción, coge el camino que va por delante de esta hasta dejar atrás la arboleda.

El caminito “muere” ahora en otro más ancho, has de cogerlo hacia mano izquierda.
Después, en la siguiente bifurcación puedes seguir la curva de tu camino o ir a mano izquierda, en nuestro caso vamos por la izquierda.
Sigue el camino. Llegarás a un punto donde, al otro lado de la riera, hay una pequeña explanadita, verás una bifurcación que has de seguir recto ascendiendo, y justo después otra que puedes coger a mano derecha o seguir recto. Ahora has de ir a mano derecha, ascendiendo por el camino aunque lo veas un poco empinado y estrecho.
Ahora has de subir todo lo que has bajado hasta ahora, así que el ascenso es empinado. Llegarás al punto del camino donde vimos la señal de Mas Fonoll, a partir de aquí has de deshacer camino hasta el párking.

_S234240.jpg

información

Dificultad: moderada-baja. La mayor parte del camino es sencilla, lo dificulta sobre todo el ascenso final, que te puedes ahorrar volviendo por el mismo camino de la ida.
Durada: hemos estado unas 3 horas, contando que hemos parado en el Gorg un rato.
Ciclistas:
no hemos visto ninguno, aunque había rodadas por algunos tramos del
camino.
Agua: no hay agua en todo en camino, solo en la zona del Gorg, pero es profunda. Baja más agua en épocas de lluvia.
Gente:
Aunque hemos ido en festivo, solo hemos encontrado un chico corriendo, pero no descartamos que según las fechas puedas cruzarte con más gente.
Sombra: en casi todo el camino.
Otras consideraciones: aunque cuando hemos ido no había nidos, es zona de pinos.

Salt d’Aigua de Can Motllor, Sentmenat

Hoy hemos ido a ver este pequeño salto de agua, os recomendamos ir en temporada de lluvias ya que es cuando más bonito está y cuando más agua baja.
Esta ruta queda muy cerca del Salt d’Aigua de Guanta, también en Sentmenat, por si quieres pasar el día por la zona.
Ver ruta en Wikiloc

Cómo llegar:
Saliendo de Castellar, cogemos la C-1415a hasta el desvío hacia Can Vinyals (poco después de la Central Eléctrica). También puedes llegar desde Sentmenat por esta misma carretera.

A partir de aquí puedes aparcar cerca de esta entrada de la carretera, por la Calle Coll de Solanet, o bien puedes iniciar la ruta en coche subiendo por el camino de tierra que hay al lado de los cubos de basura en esta misma calle, e ir subiendo unos metros hasta los postes de electricidad dónde se puede aparcar también. Nosotros hemos aparcado ya aquí para ir andando desde el principio.

_S503089

Una vez allí:
Comenzamos la ruta por el camino de tierra que hay entre la entrada de la carretera y los cubos de basura de la calle Coll de Solanet. En esta zona puede subir algún coche, aunque no van muy rápido. Vamos a seguir las flechas blancas que indican dirección hasta llegar a una zona dónde hay unos postes de electricidad. En esta zona es donde puedes también aparcar si prefieres acortar la ruta unos metros.
Pasaremos por entre estos postes sin coger el desvío del camino. Por esta zona hay una masía, puede que veas un cartelito que indica que han soltado a los rebaños, y recomiendan que ates a tu perro durante este tramo para evitar sustos.
Pasada la masía cogemos el camino que sube por la izquierda. Pasados unos metros, este camino se bifurca en dos, nosotros seguimos por la derecha y vamos a ir ascendiendo hasta encontrar un pequeño sendero a mano derecha marcado con unas piedras. Este sendero está unos metros antes de que el camino se cruce con un par de postes de luz, si llegas a este punto, te has pasado el sendero.

De nuevo en el caminito vamos a seguirlo hasta llegar a la pista de tierra, donde cogeremos el camino a mano derecha para volver a la masía y deshacer camino.
Esta zona tiene muchos caminitos y senderos, si coges un mapa puedes explorar y alargar la ruta tanto como quieras.

Durada: Puedes hacerlo en 1 hora o 1:30h. Todo depende del tiempo que os toméis en las paradas.
Ciclistas: nosotros no hemos encontrado, por los caminos laterales si que hemos visto algunos, no descartamos que puedas cruzarte con alguno dependiendo de la hora y el día.
Agua: como suele pasar, la cantidad de agua dependerá de si ha llovido o no.  
Gente: depende del día y la hora está más o menos transitado. Las familias de la zona suelen ir a pasar el domingo, te recomendamos ir temprano o entre semana si es posible.
Sombra: La mayor parte del camino tiene sombra.
dificultad

La Foradada, Cantonigròs

mapa

En esta ocasión nos vamos a conocer un bonito rincón de la comarca de Osona. Cerca de Vic, en la población de Cantonigròs, podemos disfrutar de “La Foradada”, un lugar sorprendente del que disfrutar con toda la familia.
Este bonito gorg se compone por una caída de agua y una roca con un llamativo agujero que le da nombre.
Puedes ir a la Foradada a pasar el rato o puedes hacer una ruta por la zona como la que hemos hecho nosotros.

Cómo llegar:
Llegando por la C-153, pasando de largo Vic i l’Esquirol, llegarás a la población de Cantonigròs. Bajando por la Calle Màrius Anglada verás que hay un parking muy cerca del campo de fútbol.

(Ojo, el punto de encuentro para la salida en grupo no es este, ya que el ayuntamiento nos ha pedido que aparquemos en Esquirol y desde allí hagamos la ruta)

Una vez allí:
Nuestro camino comienza tras el campo de futbol, al final de la calle donde hemos aparcado.
Este primer tramo descendiente puede presentar dificultades si vas con niños muy pequeños, ya que el camino es rocoso y puede que necesiten algo de ayuda para bajar.

Hemos pasado un rato jugando en el agua con los perros, si llegas muy tarde es posible que encuentres familias disfrutando del lugar, en nuestro caso casi todas ellas iban con perros de manera que han podido jugar un rato todos juntos.
Es posible llegar hasta el hueco de la roca, y poder ver la cascada más de cerca.

Volviendo por el mismo caminito que hemos venido, llegamos al punto donde el camino se bifurcaba, ahora vamos a tomarlo en dirección “l’Esquirol- El Campas”, a una hora de distancia.
Hemos seguido el camino, que no tiene pérdida, y ante la duda hemos tomado las indicaciones marcadas para BTT.
En la bifurcación que hay tras cruzar el riachuelo, hemos seguido hacia mano derecha.

No tardamos mucho en llegar a una zona con casas, ya cerca del pueblo. En este punto hemos atado a los perros, ya que estamos ya cerca de la carretera y queremos evitar sustos.
Tras unos pocos metros bordeando la carretera, antes de la curva, el camino sigue subiendo unas escaleras que verás a mano izquierda, cruzando el pueblo. Verás que está indicado por señales verticales de camino.

A partir de este punto volvemos a seguir las señales de la BTT, que nos van a llevar por una zona con poca sombra, de manera que coge protección solar y si hace mucho calor, te recomiendo que deshagas camino en lugar de hacer la ruta circular que te indicamos aquí.

Tras el ascenso, en la bifurcación, hemos ido hacia la izquierda (aunque ambos caminos terminan en el mismo punto), y cuando llegues a la caseta de electricidad que hay en el camino, verás que hay una bifurcación, hemos cogido el camino que va por detrás de la caseta.
Cerca de este punto hay una casa en la que hemos encontrado tres perros que nos han ladrado desde la valla, nuestros perros ya estaban cansados y no les han hecho caso, pero si tu perro tiende a ponerse nervioso, quizás tendrás que sujetarlo.

Cuando comiences a ver edificaciones, ata a tu amigo ya que en breve cruzaras calles donde pueden pasar coches.
Hemos entrado al pueblo por la calle mayor y en la esquina del Bar Colom, hemos cogido la calle de la izquierda llamada Cami Reial para llegar al parking.

Otros Datos de interés
Dificultad: Baja-Moderada. Algún tramo presenta un poco de dificultad, por ejemplo el descenso hacia la Foradada en caso de que vayas con niños por ejemplo.
Durada: unas tres horas, dependiendo de si te paras mucho rato en el gorg o no.
Ciclistas: no hemos encontrado ninguno pero no descartamos que en fin de semana puedas encontrar, ya que hemos seguido una ruta BTT.
Agua: Al principio de la ruta tienes el gorg y cruzas la riera, pero después ya no hay. Coge agua para beber, ya que la vas a necesitar en el último tramo.
Gente: en festivos y fines de semana vas a encontrar gente en la zona de la Foradada. Como ya sabes, si madrugas vas a poder estar más rato tranquilo por la zona, ya que a primera hora no está tan transitado.
Sombra: Coge protector solar. El segundo tramo (tras l’Esquitol) no presenta sombra, de modo que, si hace mucho calor, te recomendamos que tras pasar el pueblo regreses deshaciendo camino en lugar de hacer la ruta circular.

Riells del Montseny, Camino de Santa Fe

Esta preciosa ruta combina los gorgs, piscinas y cascaditas de la Riera de Riells con un paseo por montanya por el camino de Santa Fe, que te van a encantar.

mapa.jpg

Cómo llegar:
A través de la carretera GIV-5521, pasado Breda, llegamos a la población de Riells del Montseny. Nuestra ruta comienza en la Abaía de Sant Martí de Riells, frente a la cual hemos aparcado.

Una vez allí:
Cogeremos el camino de Riells a Santa Fe. Se trata de una pista de tierra que sale justo frente Sant Martí de Riells.
El camino indica que vas dirección “GR-83, Canigó”, pero no vamos a seguir estas señales más que al principio de la ruta:
En la primera bifurcación sigue recto dirección el “Canigó”, pero cuando veas que las señales de esta GR-83 te indican a la derecha, tu sigue recto por la pista de tierra que venias.Pocos metros después de esta última bifurcación ya vas a encontrar la Riera de Riells, donde los perros se van a poder remojar desde el primer momento.
Has de cruzar un pequeño puente y partir de aquí vamos a ir paralelos a la riera.

Siguiendo esta riera vas a ver un pequeño puentecito de madera que cruza el rio, vamos a cruzarlo para seguir subiendo riera arriba por el otro lado. Por este camino verás unos castaños centenarios muy bonitos a lado y lado del caminito (según la época del año has de vigilar con las castañas que pueda haber en el suelo).

Por este camino vas a ir encontrando bonitos rincones con gorgs, y pequeñas cascadas. Llegará un punto en el que los árboles cierran bastante el camino hasta llegar a una zona con una “pared vertical” rocosa dónde parece que se acaba el camino.

A la altura de esta “pared vertical” el camino se complica así que daremos media vuelta hasta que volvamos al puente de madera dónde hemos cruzado el rio.

En esta zona hay un pequeño prado y salen dos caminitos. Puedes ir por uno y volver por el otro, indistintamente. Pero te vamos a explicar una de ellas:

Coge el camino de la izquierda. Verás que es un camino que asciende, pero sin demasiada inclinación (si coges el otro camino para la ida, la inclinación es menor, pero hay varios desvíos y no queremos que te confundas con cual has de coger).
Pasarás tras a una casita abandonada, e irás viendo la riera desde lo lejos. Sigue este camino hasta que te cruces con una pista llamada Camino de Riells a Santa Fe, que has de coger hacía la derecha. Si es época de lluvias, verás que este caminito se cruza por varios riachuelos, también pasarás de largo varios desvíos. Acabarás frente a la casita que antes hemos dejado atrás, y muy cerca verás también ya el pequeño prado que queda junto a la riera. Ahora solo has de deshacer camino hasta el parking.

Otros Datos de interés:
Dificultad: Baja. El desnivel acumulado es de unos 200 metros, pero se hacen a lo largo del trayecto, sin zonas empinadas. Tras días de lluvia puede que la zona de la riera tenga charcos en el camino y las rocas estén resbaladizas, pero aun así es asequible.
Durada: Unas 2h30m.
Ciclistas: no hemos visto ninguno, pero no descartamos que por las zonas de camino más amplio puedas cruzarte alguno en días festivos.
Agua: hay agua para remojarse durante casi todo el camino, pero no hay fuentes para beber.
Gente:
solo al final de la ruta nos hemos cruzado con algún vecino, el resto del camino no hemos encontrado a nadie. En época de setas y castañas hay mayor cantidad de senderistas por la zona.
Sombra: la mayor parte del camino hay sombra, pero a la vuelta hay algún tramo donde no hay tanta cobertura de árboles.
IMPORTANTE: recuerda coger repelente de mosquitos, y tener pipeta y collar repelente para tu amigo de cuatro patas al día, ya que esta ruta tiene bastante agua y vegetación, y según la época del año puede que haya bastantes mosquitos.

dibujos

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!