Escapada Exprés a Llavorsí

En esta ocasión nos hemos decidido por una escapa exprés a Llavorsí, Pallars Sobirà, en el Pirineo de Lleida.
Esta zona ofrece muchas opciones de actividades durante todo el año, pero muchas de ellas no son aptas para ir con perros, de modo que nos hemos decidido por paseos y rutas.

En nuestro caso ha sido un viaje algo… accidentado, de modo que no hemos podido hacer ni la mitad de lo que teníamos previsto hacer, así que durante el texto te explico lo que “nos ha quedado en el tintero” por si quieres hacerlo.

Viaje de ida:
Recuerda cumplir siempre la normativa para ir en coche con mascotas, y escoger el sistema más adecuado y seguro para tu acompañante.

Para el camino de ida nos levantamos temprano, ya que la idea era parar en distintas poblaciones de camino. Finalmente no pudimos hacer estas paradas por un reventón en la rueda que nos dejó varias horas esperando grúa y cambio de rueda, y las dejamos para el viaje de vuelta. De modo que solo paramos en el pueblo de Isona para desayunar.

Muy cerca de este pueblo están los Yacimientos paleontológicos de La Posa y de las pisadas de dinosaurios d’Orcau 2. Puedes ir a visitarlos (foto con mapa orientativo de localizaciones):
– Al yacimiento de La Posa se llega a través de la carretera L-511 dirección Abella de la Conca. Aquí podrás ver marcas dejadas por unos peces (parientes de las mantas y tiburones) durante el Cretacico, cuando esta zona era un mar.
– La entrada al camino que va al yacimiento de Orcau 2 está justo al inicio del camino al Castillo del pueblo de Orcau. Se trata de un yaciminto con pisadas de Titanosaurio, un gran dinosaurio que paseó por allí hace unos 70 millones de años.

Por desgracia nosotros solo hemos podido ir a ver las pisadas de dinosaurio antes de tener que rehacer planes. Pero puedes ir a ambas y subir al castillo de l’Orcau.

Ya estamos en Llavorsí
Una vez solucionado el problema con el coche ya casi no nos queda día, de modo que nos remojamos los pies en el rio Cardós delante del Camping Riberies, y damos un paseo por el pueblo.

Obviamente, puedes pasear sin rumbo, buscando rincones, aunque te dejamos el track que hemos hecho callejeado.
En nuestro camino hemos encontrado una estatua de un perro al lado de la carretera casi al final del pueblo, no hemos sabido descubrir la historia de este pequeñín, pero nos gusta encontrar estatuas caninas en nuestras escapadas.
Algunos de los puntos más bonitos de este pueblo son la iglesia, las callecitas estrechas con encanto, y el paseo por al lado del Noguera Pallaresa.
Para llegar a este paseo que va al lado del rio, hemos seguido la carretera (dirección Sort, para entendernos), y hemos pasado por el túnel hasta llegar a la entrada al Yeti Emotions. Por esta zona vigila ya que es una carretera y pasan coches.
Una vez entramos al parking de este centro de actividades, el camino sigue paralelo al rio pasando por un par de miradores hasta llegar de nuevo al pueblo.

Domingo
Después de jugar un poco en el rio a la altura del camping, decidimos ir a Tírvia dando un paso.
Esta ruta va paralela al rio Cardós casi todo el camino. Puedes ver la ruta completa en la entrada “Llavorsí a Tírvia“.
Nos ha hecho bastante calor por el camino, de modo que decidimos tomarlo con calma y volver tras dar una vuelta por el pueblo.

Nuestra mala suerte sigue y, mientras estamos remojando los pies en el rio, vemos como se acerca una tormenta. Nos apresuramos a llegar bajo techo y poco después empieza a granizar, lo que nos deja “encerrados” hasta la noche. La idea era hacer una ruta “cañera” durante el mediodía-tarde, que está señalizada como Itinerari de Biusse. Se trata de una ruta por el bosque de Biuse, de unos 15 km, y 1000m de desnivel. Calcula bien el tiempo de ruta (algo menos de 6h) para que no te pille la noche, y no la hagas en pleno verano ni en invierno.
No puedo indicarte la dificultad ya que nos hemos quedado con las ganas, pero según dicen y por el desnivel, es difícil.
Otra opción muy distinta es el paseo hasta el Castell de Gilareny de una hora y algo, también señalizado y clasificado como ruta sin dificultad.

Viaje de vuelta:
Como ya tenemos la rueda reparada, haremos algunas de las paradas del camino que quedaron pendientes a la ida.
La primera parada es Sort. Damos una vuelta para ver lo que queda del antiguo castillo, la iglesia y plaza mayor, y desayunar alguna cosa en una terraza agradable.

Seguimos el camino hasta un área de picnic llamado Font de la Figuereta. No paramos para comer sino porque esta zona está rodeada de unas paredes de montaña dónde viven gran cantidad de rapaces. Hemos parado a mirarlos con los prismáticos. Recuerda que estas al lado de la carretera, mucho cuidado.

La siguiente parada la hacemos en Tremp. Vamos expresamente a un local que nos han recomendado y, aunque ya hemos desayunado, vamos a tomar alguna cosa. Este local es vegano y admite perros, se llama Berraco y está en la Plaça de la Creu, muy cerca de la Iglésia Santa Maria de Valldeflors.

La última parada es por necesidad: ¡hora de comer!
Podríamos haber llegado a casa para la hora de comer, pero queremos alargar un poco más la escapara y paramos en Ponts para comer. Hay algunas terrazas de restaurantes y bares, y hemos dado un pequeño paseo por el pueblo.

Otras consideraciones:
– Algunas zonas de rio pueden tener fuertes corrientes, ves con cuidado. Esto es aplicable, no solo si vas con perros, sino también si vas con niños o, incluso, para ti mismo.
– Nuestro viaje ha sido accidentado, de modo que a ti te dará tiempo a ver más cosas si vas los mismo días que nosotros.
– Aunque hemos estado dos noches, es posible comprimir todo en un fin de semana y una sola noche, sobre todo si no paras para el viaje de vuelta.
– Obviamente todo lo explicado es orientativo y tal cómo nosotros lo hemos vivido, si vas en otra época del año puede que las rutas, caminos, paseos… sean distintos.

¡Esperamos que te haya gustado esta entrada al blog, si quieres hacer un escapada de fin de semana con nosotros, puedes inscribirte al próximo fin de semana perruno en grupo!

Llavorsí a Tírvia

Hoy nos vamos un poquito más lejos, concretamente al Pallars Sobirà, en el Pirineo de Lleida. Por esta zona tienes preciosas rutas perfectas para cualquier época del año.
Clica para ver el track en wikiloc.

Cómo llegar:
Nuestra ruta comienza en la población de Llavorsí, al que llegamos por la C-13. Hay diferentes zonas donde aparcar en este pueblo, nosotros salimos del Camping Riberies.
Puedes hacer un paseo por las calles de Llavorsí antes de comenzar el camino a Tírvia.

Una vez allí
La mayor parte del camino va paralela al rio Cardós, afluente del Noguera Pallaresa.
Salimos del Camping Riberies. Ya aquí podrás ver una entrada al rio que permite que te puedas remojar. Ves con cuidado si hay corriente, si hay mucha agua puede arrastrar a tu amigo, mejor evitar sustos tomando precauciones.
Por este camino pasarás por delante del Hotel Riberies, desde este punto puedes encontrar turistas dando paseos a caballo, hasta unos metros más allá dónde verás una señal te indica que ya no se puede pasar con caballos ni motos.

Pasadas las casas, hay otra entrada al rio que permite que te metas al agua, recuerda tomar precauciones en caso de que haya corrientes.

Cuando llegues al puente para cruzar el rio, el camino continúa por mano izquierda, bordeando un prado.
Una vez dejas atrás esta zona de hierba, puedes atajar o seguir el camino. Nosotros vamos a atajar por senderos, pero puedes seguir la pista si lo prefieres.
Para tomar el atajo, cuando llegues a la bifurcación en que a mano izquierda sigue el camino por el que venimos y a derecha hay otro más descuidado con algo más de piedras, vamos a ir por la derecha subiendo hasta cruzarnos de nuevo con el camino.
El atajo sigue recto, subiendo por el sendero que hay delante de ti al cruzarte con el camino, siempre ascendiendo hasta llegar a la falda del pueblo.
Ahora empieza el mayor desnivel del camino. En nuestro caso hace un sol de justicia y hemos pasado calor, pero si la temperatura es moderada, no es un ascenso especialmente difícil.

Una vez llegues al pueblo puedes dar una vuelta o tomar algo en una terraza (dentro de un local no te van a dejar entrar con perro…)
La vuelta es deshaciendo camino, en este caso puedes ir por el camino normal para variar o bien tomar el mismo atajo de bajada.

Otros Datos de interés:
Dificultad:
baja- moderada. Es una ruta sencilla, la única “dificultad” está en la subida final hasta el pueblo que, si te pilla con mucho sol, se hace cansada.
Durada: unas dos horas y media ir y volver.
Agua: la mayor parte del camino vas paralelo al rio, pero solo tienes acceso a él en algunos puntos, coge agua para beber.
Gente: no hemos encontrado a nadie, pero dependerá del día y hora en que hagas esta ruta.
Sombra: exceptuando el ascenso final, hay sombra.
Otros comentarios: recuerda que es estas zonas la corriente de agua puede jugar malas pasadas, extrema precauciones y nunca dejes en el agua perros ni niños sin vigilancia ni en zonas profundas.
Esta ruta forma parte de la entrada de escapadas de fin de semana “Escapada Exprés a Llavorsí“.

dificultad

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Salt del Molí, Vidrà

Hoy visitamos Vidrà, una población de Osona, muy cercana a las comarcas de Ripollès y Garrotxa.
Este bonito pueblo está rodeado de bosques y montañas dónde disfrutarás al máximo de la naturaleza.

Clica para ver el track en wikiloc.

Cómo llegar:
Nuestra ruta comienza en el aparcamiento que hay frente a la “Casa de la Vila” de Vidrà a la que llegamos por la GIP-5227, dejando atrás Santa Maria de Besora.
En caso de no encontrar sitio justo frente al ayuntamiento, puedes aparcar dentro del pueblo, delante del Hostal Escarra, por ejemplo.
Como siempre, te recomendamos ir temprano para no encontrar mucha gente.

Una vez allí
Nuestro camino comienza siguiendo la Carretera de Ciuret, dónde pasaras por delante de un parque infantil y una pequeña zona de picnic. De momento lleva a los perros atados ya que estás en área urbana y pasan vehículos.
Tras pasar una zona deportiva, verás un aserradero que queda a mano derecha. De este punto sale un camino indicado como “Salt del Molí” que vamos a seguir. Ojo, hay granjas con vacas, de modo que no sueltes aún a tu perro para evitar que vaya directo hacia ellas.

Pasado el tramo dónde están las vacas ya no hay más “peligros”. Seguimos el camino hacia el salto hasta pasar el depósito de agua. Verás una bifurcación dónde hay un poste de cables luz, aquí cogemos el camino de la derecha.
Este tramo no tiene apenas sombra, tenlo en cuenta para coger gorra y protector solar antes de salir de casa, sobre todo si vas en verano.
Por esta zona, a los que tengáis buena vista y os guste la geología, veréis que es muy sencillo encontrar fósiles de pechinas en la roca.

Aunque hay algún sendero que nace a los laterales, nosotros vamos a seguir el camino principal de momento, hasta llegar a un poste vertical que indica “Salt del Molí“. Aquí sí tomamos el sendero, dejando atrás el camino principal.

Llegarás al Salt del Molí por este caminito con algo de desnivel. Ya se oye el sonido del agua desde casi el principio del sendero, lo que hace que algunos perros se emocionen y los pierdas de vista. Aunque no hemos encontrado a nadie en el camino, en este lugar si suele haber gente disfrutando del salto e, incluso, tomando un baño.
Si el propio salto está muy lleno, el rio ofrece otros puntos para remojarse tanto en esta zona cómo más adelante en nuestro camino.

La ruta sigue al otro lado del salto, pasando por delante del Molí del Salt, indicado con marcas amarillas y blancas. En el camino de subida verás que hay una bifurcación que te permite seguir por la izquierda o por la derecha. Puedes ir por ambos caminos ya que confluyen al mismo punto. En nuestro caso vamos por el de la derecha ya que el otro camino te llevará pasando por la parte superior del salto, lo cual es algo peligroso si tu perro se emociona con el agua: puede resbalar y no queremos que caiga por el salto de agua.
En caso de tenerlo todo bajo control, también puedes llegar a este punto por el camino de la derecha: pasados unos metros de subida, verás un sendero que baja a tu izquierda, si lo sigues unos metros, llegarás a esta zona de la parte superior del salto. Sobre todo, cuidado que tu perro no se acerque a la zona del salto para evitar sustos.

Una vez pasada este tramo, la siguiente bifurcación la cogeremos a la izquierda. Para que reconozcas a qué bifurcación nos referimos, fíjate que tiene una indicación de madera dónde dice que volviendo para atrás vas al Molí del Salt.

Llegarás a un bonito puente de piedra que cruzaremos. Si bajas al rio en este punto, puedes remojarte de nuevo en esta zona menos transitada.

Volviendo al camino que va junto al rio, llega un punto en el que hay que cruzar al agua para continuar. El recorrido sigue por la derecha pasando junto a las ruinas del Molí Nou, siguiendo las marcas amarillas. Cuando llegues a un prado abierto tienes dos opciones: cruzar recto o seguir por el camino que lo bordea por la derecha. Si vas campo a través es más recto, pero no hay sombra; si vas por el camino no has de coger ningún desvío, manteniéndote a la izquierda en las dos bifurcaciones que encuentres.

Cuando llegues al final del prado verás a una pista dónde pueden pasar coches. Iremos ahora a la izquierda siguiendo esta pista. Aunque es una zona de paso de vehículos nosotros no nos hemos cruzado con ninguno, pero si hemos visto un par aparcados. Extrema precauciones siempre que estés en una zona donde puedan transitar coches.
En estas zona no hay mucha sombra, cuidado sobre todo con las almohadillas de nuestros mejores amigos en verano.

Dejaremos la pista cuando encontremos un sendero a mano izquierda indicado con un poste vertical de madera que indica Camí de la Vila Vella, en dirección Vidrà.

Por este camino verás una pequeña puerta metálica a mano izquierda que has de cruzar. Tal como indica la señal, deja cerradas las puertas de la propiedad una vez la hayas cruzado.
En la siguiente bifurcación tras la finca, hemos seguido por la izquierda subiendo (aunque creo que ambos caminos confluyen más adelante).
No estás lejos de Vidrà, de modo que has de estar atento para atar a tu perro si va suelto, ya que en la población puedes volver a cruzarte con vehículos. Sabrás que estas cerca cuando veas el aserradero.
Una vez estés en zona urbana, sigue por la calle que queda en frente de la salida del sendero para llegar a la zona dónde has aparcado.

Otros Datos de interés:
Dificultad:
Baja con algún tramo de dificultad media. La ruta es de unos 6km, en gran parte del recorrido es llana, pero para bajar y subir del salto de agua hay desnivel por un sendero algo más estrecho.
Durada: Todo depende del rato que vayas parando en cada zona de agua. Sin contar estas paradas se puede hacer en 1h30m. Nosotros hemos estado unas 3h ya que hemos parado a jugar en el agua en varios tramos.
Agua: Aunque hay tramos sin agua, en gran parte del recorrido vas paralelo a la Riera, de modo que tienes acceso al agua y te puedes remojar con tu mejor amigo de cuatro patas. Pero no hay agua potable para beber, mejor llévala de casa. Hay un par de tramos en los que has de cruzar el rio, usa calzado adecuado.
Gente: Depende del día, la hora,… te recomendamos ir temprano. Hemos de añadir que principalmente hemos visto familias con perros, sobre todo en la parte final del camino y el la zona del salto de agua.
Sombra: te recomiendo gorra y protector solar ya que hay tramos al inicio y al final de la ruta dónde toca el sol.
Otros comentarios: ya que estás por la zona, puedes visitar otras rutas cómo La Fageda de Grevolosa, La Foradada de Cantonigrós o Sant Bartomeu Sesgorgues.

dibujo dificultad

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Murciélagos: ¿Qué hacen por la salud de mi familia -y de mi perro-?

Los murciélagos son uno de los animales más mitificados de la actualidad. Quizás se deba a sus hábitos nocturnos, a que viven ocultos a nuestras miradas o a las películas de terror sobre vampiros.

Es por eso que, con este artículo, queremos desmitificar a este animal y explicaros su importante papel en nuestro entorno natural y ciudades.

Desmitificando los murciélagos

¿Qué son?

Los murciélagos son los únicos mamíferos capaces de volar. Para ello han desarrollado unas alas membranosas: cómo puedes ver en la imagen, sus alas están formadas por sus dedos, que se han alargado evolutivamente para formar estas curiosas alas.

¿Sabías que si nuestros dedos fueran tan largos como los de un murciélago, nos llegarían al suelo?

bat-8779_960_720

Existen unas 1000 especies de murciélagos en nuestro planeta, con gran diversidad de formas, tamaños y alimentación. De todas estas especies hay 33 en la península ibérica, siendo la pipistrela la  más común en nuestras ciudades.

La especie más pequeña pesa unos 1,5 gramos (Craseonycteris thonglongyai) y la más grande puede llegar a medir 2 metros de envergadura, pero pesar tan solo alrededor de 1,2kg (Acerodon jubatus o zorro volador Filipino)

¿Qué comen?

Sin título-1.jpgAquí queremos romper algunos de los mitos más extendidos sobre estos animales:

De estas más de 1000 especies de murciélagos existentes, tan solo 3 son hematófagas, es decir, se alimentan de sangre. Estas tres especies se localizan en Centro y Suramérica. Contrariamente a lo que se cree, estos animales no “chupan la sangre”, si no que hacen una incisión en la piel y lamen la sangre que brota de la herida.

Tan solo 3 especies de Centro y Suramérica, se alimentan de sangre.

Entonces te preguntarás: ¿qué comen el 99,7% restante de los murciélagos?

Aproximadamente un 70% de los murciélagos de alimentan de insectos y pequeños “bichos”, el otro 30% de frutas.

zorro volador.jpg

Para el tema que nos concierne, vamos a hablar de los que comen insectos.

La dieta de cada especie depende de su medida y tipo de vuelo: los más rápidos capturan las presas al vuelo, mientras que los más “lentos” buscan los insectos entre la vegetación.

Cada murciélago ha de comer 1/3 de su peso corporal en insectos cada noche.

¡¿Sabías que pueden llegar a comer 3000 mosquitos por noche?!

¿Dónde viven?

Entre las especies que encontramos en la península, podemos distinguir tres tipos de murciélagos según sus hábitos de vida, a grandes rasgos son:

– Cavernícolas: estos animales viven en cuevas, minas abandonadas, túneles… dónde se refugian en grupos.

– Arborícolas: tal como indica su nombre, estos viven en los agujeros naturales de los árboles, sobre todo de los viejos o muertos que presentan, por ejemplo, cortezas parcialmente desprendidas.

– Fisurícolas: viven en las grietas de las rocas, huecos en construcciones humanas como casas, etc.

Desmitificando los murciélagos

Ya te habrás dado cuenta que no podemos encontrar estos animalitos durante todo el año. Esto se debe a que los murciélagos migran, y nos visitan tan solo en épocas de calor, aproximadamente desde abril hasta septiembre, tiempo durante el cual las hembras pasan su embarazo, amamantan a sus crías y se aparean con los machos.

Después, migran hasta sus refugios de hibernación.

Entonces, ¿cómo ayudan a la salud de mi familia y del medioambiente?

Como ya sabes, los mosquitos, flebótomos, mariposas o polillas (cómo la de la procesionaria del pino), pueden causar enfermedades, plagas, etc., una forma natural y demostrada de combatir estos problemas es mediante depredadores naturales de estos insectos: no dañas el ecosistema al no usar productos químicos para combatirlos, y ayudas a la biodiversidad de la zona.

¡Para que te hagas una idea, se estima que un grupo de murciélagos puede comer entre 4 y 12 toneladas de insectos al año!

Si cada murciélago puede comer tantos insectos por noche, ¿imaginas qué pasaría si desaparecieran?

Además, estos animales voladores dispersan pequeñas semillas y polinizan, lo que ayuda a la conservación de la biodiversidad.

Pero, se ha hablado mucho de que los murciélagos y otros animales silvestres son portadores de enfermedades. ¿Es cierto? No vamos a decirte que no es verdad, pero en el caso de nuestro país “solo” hemos de preocuparnos por la rabia, y recientes estudios han mostrado que existen muy pocos murciélagos infectados por esta enfermedad: es muy improbable -o casi imposible- contraer la rabia a través de un murciélago por distintos motivos:

  1. El porcentaje de murciélagos portadores en nuestro país es casi nulo.
  2. En caso de estar infectados, se sienten mal físicamente y no salen a volar. La parálisis es uno de los síntomas de la rabia en los murciélagos.
  3. No es probable entrar en contacto directo con un murciélago y, si te topas con alguno, no lo cojas con las manos para disminuir aún más la probabilidad de dañarlo y dañarte.
  4. Como ya hemos dicho, comen fruta o insectos, no van a atacarte a ti o a tu perro para alimentarse.
  5. En el caso improbable de entrar en contacto con un murciélago enfermo y tener una herida abierta por la que puedas ser infectado tú o tu perro, existen vacunas y tratamientos.

Desmitificando los murciélagos

¿Qué amenazas tienen estos animales?

La mayor amenaza para los murciélagos -y tantos otros animales- es la propia actividad humana: uso de pesticidas, destrucción de sus refugios (por tala indiscriminada de árboles, por ejemplo), además, cada vez más personas entran en las cuevas y casas abandonadas dónde ellos viven, cosa que hace que no encuentren lugares seguros dónde refugiarse.

¿Cómo puedo ayudar a su conservación?

Un modo de ayudarles a tener un refugio seguro en crear cajas nido para ellos.

Puedes adquirirlas y descubrir de qué manera colocarlas en Oryx y en las muchas entidades que trabajan por la conservación de estos animales como Galanthus, Quirorius, etc…

Si entra uno en tu casa no te asustes, quizás sea un juvenil que está aprendiendo dónde puede cazar y dónde no. Simplemente abre la ventana y espera que salga solo. En caso de sospechar que está herido o enfermo no lo cojas, llama a los forestales para que se hagan cargo.

El conocimiento es la mejor lucha para la conservación de las especies. Por ello, cada año se celebra la “Noche de los murciélagos” en la que puedes participar y dónde profesionales del sector te ayudarán a descubrir más secretos sobre estos bonitos animales. Una vez profundices en el conocimiento de este animal, puedes hacer entender a los demás su importancia en nuestro ecosistema.

Otras curiosidades

El apareamiento y el embazado de las hembras están muy distanciados en el tiempo, unos 6 meses. ¿Puede ser que su embarazo sea tan largo? ¡No! Lo cierto es que las hembras “guardan” los espermatozoides o bien frenan el desarrollo del feto durante la hibernación, hasta que las condiciones ambientales sean más propicias para tener a sus crías.

¡Las madres murciélago son unas madrazas! Cuando las crías son pequeñas no se separan de ellas, pero cuando crecen y no pueden cargarlas ya, dejan a sus pequeños en lo que se conoce como “guarderías de murciélagos” dónde las crías, al estar juntas, conservan mejor el calor. Al volver a por ellas las reconocen entre todas las crías, las alimentan y las cuidan con gran dedicación.

Desmitificando los murciélagos, madre murcielago

Al contrario de la creencia popular, los muerciélagos no son ciegos.

Duermen boca-abajo sin dificultad gracias a que su peso en esta posición provoca la tensión de un tendón que cierra los dedos de sus pies sin esfuerzo permitiendo que se sujeten sin esfuerzo.

Si aún no te has enamorado de estos animales, mira este video.

Conoce más sobre los murciélagos en Ratpenats.org, Museu de Ciències Naturals de Granollers, Murcielagopedia o en la “Nit dels Ratpenats“.

Nocturna Gorg de les Elies, Sant Sebastià de Montmajor

Aprovechando que estos días son las lágrimas de San Lorenzo, hemos hecho una ruta nocturna para observar las estrellas fugaces y el cielo en la montaña mientras cenamos. Hemos tenido la mala suerte, ya que la noche se nubló y no se veían las estrellas, pero os dejamos la ruta por si queréis visitar la zona.
¡Recuerda que hacer una ruta nocturna complica todo mucho, te recomendamos ir durante el día a menos que tengas experiencia!
Clica para ver el track en wikiloc.

Cómo llegar
La carretera hasta Sant Sebastià de Montmajor tiene curvas y es estrecha en algún tramo, recuerda ir con precaución. Puedes llegar desde Caldes de Montbui por la BV-1243.

Una vez allí
La carretera asfaltada termina en la zona donde puedes aparcar. Nuestra ruta comienza bajando por las casas que hay al lado del parking, y entrando por el primer sendero a mano derecha y enseguida a mano izquierda hasta llegar a un transformador eléctrico.
A partir de aquí vamos bajando, esta bajada tiene cierta dificultad por las piedras, pero no es un tramo muy largo.
Cuando llegues al bidón oxidado verás una entradita a otro sendero a mano derecha, señalizada con una marca amarilla en el pino que hay al lado.
Cuando llegues al camino después de la bajada, has de seguir a mano derecha.
Por este sendero llegarás a una carretera. Nosotros la hemos encontrado medio asfaltada, de modo que puede que esté totalmente asfaltada cuando vayas. No suele estar muy transitada, pero reduce riesgos atando o tiendo muy controlado a tu mejor amigo.

Seguimos la carretera hasta que bifurca, momento en el que iremos a mano izquierda (foto con la flecha).
Por aquí llegamos a una zona de agua que, aunque está algo estancada y con alguitas al fondo, está bastante limpia. Siguiendo el curso del agua, pocos metros después, hay un salto con un gorg bastante grande, pero nosotros lo hemos visto algo sucio y no hemos parado.

Pasados unos metros, cuando el camino bifurca, seguiremos por mano izquierda (si sigues por la derecha puedes llegar al mismo punto cogiendo después otra entrada al camino, pero es más sencillo cogerla por aquí para no pasártela).
No muy lejos de la entrada de este camino verás una piedra y un árbol marcados de amarillo a mano derecha, que indican que has de coger este senderito que baja hasta el gorg.
Irás bajando hasta encontrar una bifurcación señalizada, has de ir a la izquierda, dirección “Caldes”. Baja hasta que veas que el gorg te queda a mano izquierda. Acércate hacia allí ya que has de cruzar al otro lado del agua para seguir la ruta.
Hemos de decir que no estaba especialmente limpio cuando hemos ido, suponemos que en épocas no tan calurosas el agua estará menos estancada y el gorg se verá más apetecible.

Una vez cruzamos el agua, seguimos a mano derecha. En algunos tramos se puede bajar al agua, que no queda lejos del camino.
En la bifurcación dónde el camino de la derecha indica “Les Elies” en madera y en el de la izquierda hay una curiosa piedra sobresaliendo, has de seguir subiendo por el camino de la izquierda (foto).
Pero, en la siguiente bifurcación, una vez has pasado la casa rural y dónde el cartel de “Les Elies” aparece en blanco, has de seguir por mano derecha.

Seguimos el camino hasta llegar a otra vivienda, dónde llegamos a una bifurcación señalizada con un poste vertical, seguimos el camino de la izquierda hasta llegar de nuevo al rio.
Ya nos estamos quedando sin luz, hemos intentado seguir el senderito que queda al lado del curso de agua, pero estaba bastante intransitable por la maleza y no nos hemos arriesgado a seguir por allí, de modo que hemos deshecho camino hasta la casa rural, desde donde hemos seguido la carretera hasta Sant Sebastià de Montmajor.
Reconocerás que un tramo de esta carretera es el que has hecho en el camino de ida.

Si prefieres no volver por aquí, puedes hacer la ruta lineal por el mismo camino para la vuelta, o “aventurarte” a seguir por el sendero que va por el lado del rio en el punto donde nosotros hemos dado media vuelta, quizás cuando tú vayas esté más arreglado y transitable.


Otros Datos de interés:
Dificultad:
baja-media. Esta dificultad se debe a que, cuando hemos ido nosotros, los senderos tenían mucha vegetación -sobre todo zarzales- que dificultaban el paso, pero es asequible.
Durada: aproximadamente 3 horas.
Agua: hemos ido en agosto y había agua, aunque en algunos tramos estaba algo estancada. En ciertos puntos has de cruzar el agua.
Gente: no hemos encontrado a nadie exceptuando un par de vecinos en las pocas casas que hay en el camino.
Sombra: dependiendo del tramo. Si vas en verano recuerda llevar gorra, protección solar, etc., y proteger las almohadillas de tu mejor amigo.
Otros comentarios:
Nosotros hemos ido en agosto, pero es una zona con bastante pino, tenlo en cuenta en época de procesionaria.
Aunque nosotros la hemos hecho nocturna, recuerda que esto implica riesgos y dificultades. Hay que tener en cuenta llevar una buena iluminación (frontal para tener manos libres y alguna linterna de repuesto), no perder de vista a tu/s perro/s, una alternativa al móvil/GPS (por si te quedas sin batería), elementos reflectantes para tu perro y para ti sobre todo si vas cerca de carretera, etc.
Cualquier ruta, hecha de noche, conlleva mayores dificultades. Por ello, no te aconsejamos hacer rutas nocturnas a menos que ya tengas experiencia en montaña, avisar siempre a alguien de dónde vas a ir por si tienes algún problema y, ante todo, sentido común.

descripción dibujos

Ruta cercana: Sant Sebastià de Montmajor

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

“Aventura” por los Gorgs de Gualba

Para refrescarnos un poco en estos días de tanto calor, hoy hemos ido a Gualba.
Hemos calificado esta ruta dentro de nuestras “aventuras” -rutas de mayor dificultad respecto a las demás- ya que presenta algunas complicaciones.
Pero tranquilo, en esta entrada te damos otras dos opciones por si prefieres hacer algo más suave por la zona.
Clica para ver el track en wikiloc.

Cómo llegar:
Nuestra ruta comienza en el Camí de Riells a Gualba, pasada la población de Gualba.
Si quieres hacer una ruta más sencilla puedes aparcar en el Parc Mediambiental de Gualba, pero te avisamos que la normativa es que los perros han de ir atados y la entrada sale por unos 5€/persona.*
La tercera opción es aparcar en este mismo camino pero más adelante, lo más arriba que te permita subir tu vehículo, como la zona de Can Prat, para estar más cerca de los gorgs y acortar la ruta.*

Sea como sea, el Camí de Riells a Gualba no está asfaltado y no es apto para coches de chasis bajos (aunque no hace falta un 4×4 para subir).

*Estas dos opciones de ruta más sencillas te las explico al final del post.

Una vez allí
Si vas a hacer nuestra ruta, muy cerca de dónde hemos aparcado verás una pequeña entrada a un sendero con una cadena y una señal de “prohibido circular”, entra por aquí.
Por esta bajada ves con cuidado, el suelo es de tierra y puede ser algo resbaladizo.

En la primera bifurcación sigue bajando por el camino de la izquierda.
Verás que llega un punto en que el camino que sigues se une a otro que va paralelo. Has de cogerlo y seguir avanzando en la misma dirección.

Llegarás al Mirador del Salt de Gualba, desde el que puedes ver -tal como indica su nombre- un bonito salto de agua.

Desde aquí nuestro camino sigue descendiendo por el lado izquierdo del mirador. Verás una señal azul que te marca el camino para seguir bajando.
Nosotros hemos bajado hasta el rio, el cual hemos cruzado a la altura de la central hidroeléctrica. Verás que el camino sigue por este lado cruzando una cadena. Has de estar atento para ver a tu derecha un pequeño poste que marca la PR-C211, Riera de Gualba-Santa Fe, ya que has de subir por aquí.

En esta zona comienza a haber desnivel de subida durante un par de quilómetros, con mayor o menor inclinación dependiendo de la zona.
Siguiendo el camino te cruzarás, en diferentes puntos, con tubos de canalización. A la altura del segundo, verás que se cruza un camino que has de seguir a mano derecha, aunque el poste de la PR-C211 indica que sigas subiendo recto.

El camino sigue sin desvíos, en cierto punto irás paralelo a la canalización, aquí te recomendamos que vayas con cuidado ya que hay algunos tramos dónde está en mal estado y hay pequeños agujeros y trozos dónde sólo queda metal (que puede quemar o cortar las patitas de tu mejor amigo).

Cuando llegues al poste que indica PR-C211 Gualba a la izquierda y Santa Fe recto, nosotros hemos seguido recto hasta la central eléctrica. Cruzando el puente verás que hay un camino que sigue paralelo al rio, cógelo.

Aquí, justo dónde sigue el rio tras la central, hemos hecho una parada para bañarnos -humanos y perros- en los dos pequeños gorgs que crea el rio.

Tras el chapuzón volvemos al caminito paralelo al rio. Este se acaba complicando un poco, ya que en algún punto desaparece y has de pasar por piedras al lado del rio.

Sigue el camino hasta una cruz de hierro dónde parece que ya no puedes seguir, pero si te fijas, una marca en la roca te indica que puedes comenzar a descender por la piedra de nuevo hasta el rio. En este tramo hemos tenido que ayudar a Milka a bajar alguna piedra, ya que no se ha atrevido a hacerlo sola, de modo que perros pequeños o de patas cortas como ella, pueden tener alguna dificultad aquí.

Llegamos de nuevo a la altura del rio. Ahora el camino nos hará cruzar al otro lado del rio cuando vemos que ya no podemos seguir por este lado o, incluso, usar una cuerda para ayudarnos a bajar en un tramo (realmente se puede bajar sin ayuda de la cuerda, pero aprovechamos que está allí para ayudarnos).
Te pongo algunas fotos para guiarte. Por aquí vas encontrando gorgs y tramos de rio con encanto.

En el último gorg que hemos visto, nace de nuevo un sendero más fácilmente transitable que llega hasta una pista más amplia pero ya sin sombra ni agua de nuevo.

Gorgs con perro, Gualba

Siguiendo el camino llegarás hasta Can Prat, puedes seguir por aquí hasta el Camí de Riells a Gualba y continuar hasta dónde has aparcado, o puedes desviarte a la derecha cuando llegues delante de Can Prat, por un camino que baja de forma casi paralela a la pista que seguías. Por aquí te cruzarás algún desvío, pero no los cojas, sigue el camino que llevas hasta el Camí de Riells a Gualba.

* Si quieres ir por esta zona de Gualba pero no te gusta esta ruta por su desnivel o sus dificultades, puedes ir al Parc Mediambiental de Gualba, dónde dar un paseo escogiendo entre las diferentes rutas señalizadas que hay (nosotros las hemos seguido en algún tramo). La entrada es de pago y el precio depende de si sólo quieres entrar o también comer allí. La normativa especifica que los perros han de ir atados todo el camino y no pueden bañarse.
En caso de querer aparcar más arriba en el camino, puedes seguir la pista que pasa por delante de Can Prat hasta encontrar un bonito gorg, el último que hemos visto nosotros.

Otros Datos de interés:
Dificultad:
Media con tramos que podrían ser considerados de dificultad alta al ir con perros a los que hay que ayudar a pasar: bajar o subir rocas, cruzar rio, etc.
Durada: nosotros hemos estado unas 4 horas largas. Hemos ido parando bastante por el calor y para remojarnos cada vez que podíamos. En días con mejor temperatura se puede hacer en menos tiempo.
Agua: Aunque hay tramos con agua, en gran parte del recorrido no vas paralelo al rio. No hay agua potable para beber, llévala de casa. Hay un par de tramos en los que has de cruzar el rio, usa calzado adecuado.
Gente: Depende del día, la hora,… Nosotros solo nos hemos cruzado con un senderista y un grupo de adolescentes que han ido a bañarse con sus perros. Todos ellos muy amables.
Sombra: Gran parte del camino no tiene sombra, te recomiendo gorra y protector solar,… también te recomiendo esta ruta para días/épocas en las que no haga excesivo calor, ya que puedes pasarlo mal si pica mucho el sol.
Otros comentarios:
Se trata de una ruta con encanto y zonas muy bonitas pero, por experiencia personal, no te la recomiendo en días de especial calor. Si quieres ir en verano, haz la versión corta aparcando lo más arriba del camino posible y visita el último gorg. Recuerda algunos consejos cómo proteger las almohadillas de tu mejor amigo.

descrip

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Riera d’Arbúcies

Para refrescarnos un poco, hoy hemos ido a dar un paseo con remojón a la Riera d’Arbúcies. Se trata de una ruta cortita, perfecta para el verano: agua y sombra todo el camino.
Clica para ver el track en wikiloc

 

Cómo llegar:
Nuestra ruta comienza en el aparcamiento del restaurante la Corbadora, en Arbúcies, al que se llega por la Carretera de Viladrau (GI-543).
Te recomendamos ir temprano para no encontrar mucha gente.

Una vez allí
Del mismo restaurante verás que sale un camino a mano izquierda, puedes ir por allí para empezar el recorrido en el área de pícnic, o bajar directamente por la rampa que queda al lado de la entrada del restaurante.

 

Bajes por dónde bajes, el camino sigue hacia la derecha, indicado por las señalizaciones del Molí de les Pipes.
Ya desde el inicio del camino vas a poder acceder al río, pero el mejor lugar para hacer la primera parada es delante de la casa en ruinas que hay pasado el restaurante. Justo frente esta antigua construcción hay una pequeña “playa” en la que vas a poder tumbarte o bañarte con tu mejor amigo. Uno de los motivos por los que te recomendamos ir temprano es para encontrar esta zona libre y poder disfrutar a solas.

 

Seguimos el camino cruzando un puente de madera. Poco después de este puente verás un desvío a mano derecha: para la ida vamos a ir por aquí.
En esta zona te recomendamos que no dejes que tu mejor amigo se aleje mucho ya que, cuando llegues al siguiente desvío, a mano derecha hay un camino que lleva a la carretera. Tranquilo, no está justo al lado, pero ya sabemos que algunos perros corren mucho y es mejor prevenir.
En nuestro caso, vamos a ir por el camino de la izquierda que nos llevará por unas escaleras hasta un mirador con un banco.

El camino sigue indicado todo el trayecto. El siguiente desvío, justo antes de cruzar un puente asfaltado, indica “Itinerari Aigua i Herbes Remeieres” que sigue cruzando el puente.
A partir de aquí te indicará “Molí de les Pipes“.

 

Cuando veas el restaurante Molí de les Pipes desde el camino, te recomendamos que ates a los perros en caso que no les gusten las gallinas (o de que les gusten demasiado, según se mire) ya que hay un corral.
Desde el restaurante puedes bajar al río por las escaleras que hay entre el parque infantil y la zona de mesas. Allí verás una zona de picnic con una mesa con bancos de piedra y la “Font de les Pipes”. Nosotros hemos aprovechado para desayunar allí y remojarnos de nuevo los pies con los perros.

 

Para la vuelta, puedes seguir el mismo camino o cruzar el río unos metros tras el mirador: verás una zona que se abre al río por la que puedes cruzar. Hay algunas piedras para pasar al otro lado, ves con cuidado que algunas resbalan.

 

A partir de aquí el camino sigue a mano izquierda. Te cruzarás con una mesa de madera con bancos que es también una buena opción para parar a comer algo. Tras pasar esta zona de picnic, el camino sigue recto.

Otros Datos de interés:
Dificultad:
Baja. La ruta es de unos 5km, sin apenas desnivel.
Durada: Puede hacerse en hora o menos, pero lo divertido es ir parando en cada zona de baño, así también estarás más tiempo. Si quieres alargarla, sobretodo cuando no haga tanto calor, tras el Molí de les Pipes sigue el camino por una pista.
Agua: Vas paralelo a la Riera, en casi todo el trayecto tienes acceso al agua y te puedes remojar con tu mejor amigo de cuatro patas. Pero no hay agua potable, mejor llévala de casa.
Gente: Depende del día, la hora,… te recomendamos ir temprano.
Sombra: Todo el camino si vas por el que te indicamos.
Otros comentarios: un pequeño tramo del camino está adaptado para sillas de ruedas (aprox. 800 metros).
infor

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Pi d’en Xandri

Como muchos nos habéis pedido rutas por la zona de Collserola, hoy os dejamos la ruta que hicimos para el Taller de Iniciación a la Detección de Olores en Perros de Indicans.
Clica para ver el track en wikiloc

Cómo llegar:
Nuestra ruta comienza en Sant Cugat del Vallès, en la rotonda que hay al lado de la escuela internacional de la Avinguda del Pla del Vinyet. Los fines de semana es fácil aparcar por la zona, entre semana es zona de aparcamiento para vecinos y puede que te cueste un poco más.

Una vez allí:
En esta misma rotonda ya verás la entrada al camino. A lo largo de casi toda la ruta el camino es ancho y sin dificultad.

Esta zona presenta múltiples opciones de senderos que puedes seguir, la mayoría señalizados con postes verticales. Desde aquí también puedes llegar a la Ermita de Sant Medir.
En nuestro caso, hemos ido por el camino principal hasta llegar al Pi d’en Xandri.
Este punto es parada y foto obligada, ya que este pino es muy conocido y querido en la zona: se trata de un pino piñonero (Pinus pinea) monumental, de más de 230 años de antigüedad. Este árbol de 23 metros de altura y 3,2 metros de perímetro, recibe este nombre por encontrarse en las antiguas tierras de un payés llamado Xandri.
Como comprobarás una vez llegues allí, se trata de un árbol que ha intentado ser talado y quemado en el pasado, pero aun así sigue en pie. Hoy en día se ha convertido en un símbolo de identidad de Sant Cugat, una muestra de los esfuerzos ciudadanos por proteger el medio natural del municipio y, como no, un monumento a la fuerza de supervivencia de la propia naturaleza.

Siguiendo la ruta principal, llegarás a un punto donde el camino sigue haciendo una curva a la derecha, pero hay un sendero en línea recta. En nuestro caso, para no cruzarnos con tanta gente, nosotros hemos ido por el sendero que, unos metros más adelante, vuelve al camino principal.

No tardaras mucho en llegar a Can Borrell. Pero, cuidado, cuando llegues al tramo del camino dónde cruzas una cadena para prohibir el paso de vehículo, ata a tu perro, estás cerca de un parking y puedes cruzarte algún vehículo.
Una vez llegas aquí, puedes alargar la ruta por el camino que va a la Ermita de Sant Medir, o al Pantano de Can Borrell.
En nuestro caso regresamos por el otro lado del parking deshaciendo camino hasta llegar de nuevo al Pi d’en Xandri.

Otros Datos de interés:
Dificultad:
Baja. La ruta es de unos 5km, sin desnivel.
Durada: Puede hacerse en hora y media o menos. Si quieres alargarla hay senderos a lo largo de todo el camino, o puedes seguir el camino tras llegar al restaurante Can Borrell.
Agua: Aunque vas paralelo a la Riera de Sant Medir, no siempre lleva agua, sobre todo en verano.
Gente: Depende del día, la hora,… pero por lo general vas a cruzarte con gente y bicicletas como en casi todas las rutas de Collserola. Lo bueno es que también hay gente paseando perros y puedes socializar.
Si vas entre semana y/o más temprano, encontrarás menos gente.
Otras consideraciones:
En algún tramo hay pino, pero hasta la fecha no hemos encontrado procesionaria.

dificultad

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Gorg Can Busquets Circular

Hoy os traemos una ruta circular con agua muy cerca de Barcelona.
Puedes llegar a este precioso gorg, tanto en coche como en transporte público.
Clica para ver el track en wikiloc

Cómo llegar:
En nuestro caso llegamos en coche por la BV-1462, hasta el parking del restaurante 90.00 justo al lado de la carretera, dónde aparcamos.
Si vas en FGC, has de bajar en la estación de “La Floresta” y tienes unos 10 minutos a pie hasta el inicio de la ruta.

Una vez allí:
Al tratarse de un parking muy cerca de la carretera, te recomiendo que saques a tu perro atado del coche para evitar sustos, y no lo sueltes hasta pasados unos metros del inicio de la ruta.

Una vez estés en el parking, verás que sale un sendero a mano izquierda, entre la casa que hay al lado del restaurante y la carretera. Por aquí vamos a comenzar nuestro camino.

Cuando llegues a la bifurcación del camino, has de ir a mano izquierda, hasta llegar a la propiedad privada de Can Busquets. En este punto te recomiendo que ates a tu mejor amigo unos metros ya que puede que haya gallinas sueltas y pase algún vehículo dependiendo del día de la semana.

Pasada la casa de Can Busquets, has de seguir el camino que rodea la casa, dónde verás un cartel de “prohibido circular bicis y motos”, siguiendo la GR96.
Llegaras a una bifurcación del camino dónde hay un puente que cruza el riachuelo a mano derecha y otro sendero que se va a mano izquierda.
Has de cruzar el riachuelo y seguir por un pequeño sendero bajo ramas que verás justo al terminar el puentecito, que te llevará a una pequeña zona de prado.

Tras pasar este prado, has de estar atento a la bajada al gorg que queda a pocos metros a mano derecha. Si tu perro es muy acuático, encontrará la bajada rápidamente.
Para seguir el camino, cruza el agua hasta el otro lado, y pasa bajo un tronco caído. Verás que el senderito se distingue bastante bien.

De nuevo llegarás a un prado abierto, esta vez de mayor tamaño. Esta es una buena zona para que corran y jueguen los perros un rato, o incluso para parar a desayunar.
No vale la pena secarlos todavía, ya que aún vas a cruzar riachuelo algunas veces más.

Una vez hayas cruzado el prado, verás que el camino entra de nuevo en zona boscosa y va paralelo al riachuelo. En algunas ocasiones has de cruzar el agua para seguir el camino, suele haber piedras o troncos en puntos estratégicos para poder cruzar sin mojarse demasiado, pero te recomiendo calzado que aísle del agua.

Para alargar un poco la ruta, nosotros hemos seguido el sendero hasta el final, dónde te encontrarás con un puente y unas viviendas. Después, hemos dado media vuelta, volviendo sobre nuestros pasos, hasta llegar a una bifurcación que sale a mano izquierda.
Esta entrada del sendero es algo difícil de ver. Se encuentra a unos 600m de dónde has dado media vuelta, pasando entre los árboles hasta llegar a un pequeño tramo más estrecho y ascendiente.

A partir de aquí el camino va ascendiendo. En la bifurcación que encuentres, sigue por mano derecha ya que es camino es más sencillo por allí.
Una vez llegues a un tramo dónde se ve una casa, ata a los perros para seguir el camino.
A partir de aquí vas por urbanización, de manera que es mejor mantener atado a tu amigo a pesar de que no pasan demasiados coches.*
Sigue la calle Sant Antoni de Pàdua hasta Avinguda de les Mines. Cuando te cruces con Av. Verge de Montserrat, ves a mano derecha hasta la carretera, punto en el cual has de seguir unos metros tras el quitamiedos hasta llegar al parking.
Los últimos metros de carretera puedes ahorrártelos si pasas por la calle que nace delante del garden, que lleva al parking también.

*Si quieres evitar el tramo de calles, puedes deshacer camino volviendo por el riachuelo de nuevo.

Otros Datos de interés:
Dificultad:
Baja. Puede llegar a ser algo más dificil cruzar el riachuelo en caso de lluvias, ya que baja con más agua.
Durada: Puede hacerse en hora y media. En nuestro caso, hemos ido a paso tranquilo y hemos estado un par de horas.
Agua: Vas paralelo al rio casi todo el camino, pero no hay fuentes para beber. Recuerda que en época de pocas lluvias puede que haya zonas secas.
Gente: Depende del día, la hora,… hemos ido varias veces y cada día es distinto. Te recomendamos ir temprano para cruzarte sólo con vecinos que salen a pasear con sus perros.
Las bicicletas tienen el paso prohibido, pero eso no implica que no te puedas cruzar alguna que no hace caso de las señales.
Otras consideraciones:
En algún tramo hay pino, pero hasta la fecha no hemos encontrado procesionaria. Cuidado en época de caza.
Usa calzado que aisle del agua.

_DSF1102
dificultad

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

El Camino con Perros

Hoy tenemos con nosotros a Ana y sus mejores amigos de cuatro patas, que nos van a contar su experiencia en el Camino de Santiago.
Hola Ana, ¿Nos presentar a tus acompañantes de cuatro patas?
¡Hola! Mis perros se llaman Byron y Lola, son hermanos y los adopté en octubre de 2016 de la perrera municipal de Barcelona, dónde estaba de voluntaria. En Julio de 2018 harán 2 años. Cuándo hicimos el camino tenían 14 meses.

Camino con perros: Cuarta etapa Descansando en Berroeta

¡Nos encanta saber que Byron y Lola son adoptados!
Explícanos, ¿Qué te decidió a hacer el camino con ellos?
Tenía ganas de hacer un trozo del Camino de Santiago desde hacía tiempo. Siempre que puedo intento incluir a mis perros en lo que hago y a ellos les encanta el monte y hacer cosas conmigo, así que pensé que se lo pasarían genial y me harían compañía ya que iba a hacer el viaje sola.

Finalmente se apuntaron mi padre y mi hermano, así que se convirtió en un viaje familiar.

Decidimos hacer El Camino Baztanés, por logística sobre todo y por qué leí que la mayor parte se hace por bosque, montaña, campo… y que el valle del Baztán era precioso.

Cuéntanos un poco el recorrido que hicisteis.
Empezamos en Bayona (Francia) y llegamos hasta Trinidad de Arre (Pamplona) hicimos 6 etapas, aunque no seguimos las etapas que se proponen en la información de este recorrido ya que lo adapté a los alojamientos que pudimos encontrar dónde se permitían animales (lo más complicado a la hora de planificar).

En total nosotros hicimos entre 100km y 120km y los perros probablemente el doble ya que van y vienen 40 veces  y nunca caminan en línea recta, entran y salen del bosque, suben y bajan de rocas…

Camino con perros: Cuarta etapa Byron Entrando en Berroeta

¡Muy cierto! Ellos siempre caminan mucho más, jajaja
Tengo curiosidad, ¿Cómo os preparasteis a nivel físico?
Yo suelo ir mucho al monte con los perros y a demás son jóvenes, así que nosotros estábamos en forma y acostumbrados a andar bastante (mi padre hace bici de montaña y mi hermano anda mucho también).

Busqué información por internet para los perros y aunque leí que puedes comprar algún producto que ayuda a reforzar las almohadillas, finalmente opté por una opción más casera que encontré: comprar un tubo de Vaselina en la farmacia. Se la ponía cada noche en las almohadillas antes de ir a dormir para hidratarlas y que no se le agrietaran.

Hay gente que les compra unas botitas, como si fueran calcetines con suela como de caucho para no resbalar, pero yo no lo encontré necesario ya que casi todo el camino era por monte y es un terreno que no les estropea demasiado las almohadillas. Si sabes que van a haber muchos kilómetros por asfalto, talvez es algo a plantearse.

Creo que el tema de la preparación física para los perros debe adaptarse a cada caso, cada uno conoce a sus animales y creo que lo importante es tener en cuenta su edad, lo acostumbrado que está a andar y si tiene alguna condición médica a tener en cuenta (básicamente lo mismo que te planteas para ti mismo). En caso de duda lo mejor es comentárselo al veterinario siempre.

Si no andan mucho, un mes antes de salir, recomendaría llevarlos a andar dos o tres veces por semana e ir aumentando la distancia poco a poco, para que se acostumbren y tú puedas ver si se cansan mucho, o si les duele algo después…

Las etapas se pueden personalizar totalmente, aunque en internet o en información de los diferentes caminos se proponen unas etapas concretas, si tu o tu perro no os veis capaces de hacer 20km o 30km al día, haz 10km o 15km por ejemplo, o planea un viaje de menos etapas, lo importante es el viaje y que no sufras tú ni tu perro, hay que ir a pasarlo bien y disfrutar, eso es lo importante.

Camino con perros: Segunda etapa subiendo el Puerto de Otsondo Lola

¡Seguro que disfrutaron un montón!
¿Qué más nos puedes decir sobre los preparativos para el camino? ¿Cómo se planifica un camino con perros (veterinarios, hoteles,…)?
Las 2 cosas más importantes (y dónde están los problemas de planificación) son el transporte y el alojamiento.

Plantearse transporte público es siempre complicado. Me informé y en tren sólo se permiten animales en trenes de cercanías, en media y larga distancia olvídate. Si tienes más de un perro ni en cercanías a no ser que seáis varias personas, ya que sólo permiten a perro por persona.

Autobuses, según la compañía, pero en las que vi sólo permiten a un perro por autobús, así que para mí ya quedaba descartado.

Lo más sencillo es ir con alguien más y llevar dos coches. Dejar uno dónde vayas a terminar el camino y otro al inicio. Si no vas con nadie más, hay que buscar otra opción, por ejemplo, si hay un tren de cercanías que te lleve des de dónde terminas de vuelta al inicio dónde tienes el coche y que permita animales…

Nosotros teníamos la suerte de tener amigos en Pamplona (otra de las razones para escoger el Camino Baztanés) así que dejamos el coche en Trinidad de Arre y nuestros amigos nos llevaron en su coche hasta Bayona. Si no hubiera sido así, probablemente hubiéramos elegido la opción de los dos coches.

Tema alojamiento, no puedes ir tanto a la aventura como cuando vas sin animales, ya que no en todas partes permiten perros.

Los albergues de peregrinos no suelen permitir que reserves, tienes que llegar y ver. Así que no era una opción aunque permitieran animales (Por ejemplo, el albergue de Trinidad de Arre sí permite) ya que si llegas y no hay sitio y luego no hay más alojamientos que dejen dormir animales, te quedas tirado. Otros sitios te dicen que sí, pero ellos tienen que dormir en un corral o un garaje a parte y eso personalmente no me parecía muy viable, ya que es un sitio desconocido para ellos y no saben dónde estás tú y se ponen nerviosos (al menos los míos).

El albergue de peregrinos de Elizondo sí permite reservar y tener animales contigo en la habitación.

Por lo tanto, decidimos ir con todo reservado y aún y así fue complicado y tuvimos que ir modificando las etapas según encontrábamos sitios, ya que las opciones bajan a menos de la mitad si llevas animales. Tienes que agudizar la imaginación para encontrar cosas, creo que dormimos en casi todos los tipos de alojamiento: Hotel, casa rural, hostal de peregrinos, casa particular, Airbnb…

Yo no me informé sobre Veterinarios, la verdad. Llevaba un rollo de vendas por si alguno se hacía daño y la vaselina de las almohadillas y poco más.

¡Waw, los preparativos son todo un trabajo!
¿Cómo lo hiciste para no tener exceso de peso extra con las cosas para ellos?
Hay que plantearse mínimos, ya que un kilo extra parece poco pero después de kilómetros y días cargando, cada vez pesa más.

Por tanto, yo llevaba los pantalones de montaña y botas que usaba cada día, un par de camisetas (lavaba la del día en el alojamiento) y un pantalón y camiseta para después de ducharme ir a visitar el pueblo, a cenar o lo que fuera, ropa interior, calcetines, pijama y neceser.

Para los perros lo ideal es llevar una esterilla que les aísle del suelo y se pueda enrollar y pese poco (en Decathlon encuentras baratas) y una mantita pequeña que pese y ocupe poco por si hace frío (una toalla de esas de microfibra que no ocupan nada es una buena opción), yo no pensé en esto y les ponía mi chaqueta encima para dormir en algún sitio que hizo más frío, hay que usar la imaginación (por ejemplo, por si llovía y no tener que cargar con chaquetas para los perros, me llevé un par de bolsas de basura, les hice agujeros para las patas, etc…, funcionó genial y no pesaba nada). Si tienes una cama que pese poco y pueda doblarse de manera que no ocupe mucho sitio, también es una opción, pero las camas de casa suelen ser más aparatosas.

Camino con perros: Segunda etapa después de subir el Puerto de Otsondo en Amaiur Maya

Aquí, lo mismo que antes, tú sabes cómo es tu perro, por ejemplo si es friolero y tiene que llevar algo de abrigo o no, etc…

Comida, llevaba chuches para la caminata y una botella de agua.

Me informé de los servicios en cada pueblo dónde nos quedábamos así que si había supermercado compraba la comida allí. Y si sabía que al día siguiente no iba a poder comprar (por no haber tiendas o por ser domingo), entonces compraba más y en la siguiente etapa llevaba el peso extra.

Si lo haces así, tienes que aceptar que durante esos días los perros no van a comer tan sano como en casa, ya que la comida de supermercado no es la mejor, pero sólo son unos días. Si es algo que te preocupa mucho o tu perro necesita una comida especial por algún tema de salud, entonces vas a tener que hacerte a la idea de que cargar con su comida des de casa supondrá un extra de 3, 4, 5kg o más… según el perro que tengas y los días que dure el viaje.

En mi caso por ejemplo, y sé que a otros perros les pasa, cuando van al mote y hacen mucho ejercicio comen menos, así que solo comían por la noche. Pero eso lo sabes o lo vas viendo y te organizas.

Camino con perros: Segunda Etapa Lola subiendo el Puerto de Otsondo

¡Veo que hay que agudizar el ingenio el máximo!
Dime, tras una larga jornada de andar, ¿Cómo gestionaste las recuperaciones y la hidratación correcta de los perretes?
Aquí yo no hice nada muy especial. Lo más importante siempre es asegurarte que beben agua durante todo el día. Cada hora al menos te aseguras que hayan bebido, si no ha sido por su cuenta en un río o así, les das tú, pero como con las personas, el beber es más importante que el comer.

Después, cada tanto les das alguna chuche para que les de energía, pero yo no les daría de comer, ya que lo mismo que nosotros, cuesta hacer esfuerzos si te has llenado la barriga. Así que lo mejor es poquito y a menudo.

Cuando llegábamos a sitio, en la habitación les llenaba un bol de agua y uno de comida.

Antes de ir a dormir les ponía la vaselina y les masajeaba las patas un poco y ya está.

Entre los demás peregrinos, ¿vistes aceptación ante tu decisión de ir con perros o rechazo? ¿Encontraste algún otro perregrino de cuatro patas?
La verdad es que nos cruzamos con muy pocos peregrinos. Es una ruta que recuperaron hace unos años y aún no es tan famosa cómo el camino francés, el del norte o el primitivo, por ejemplo.

En general a la gente le parecía muy divertido que nos hubiéramos llevado a los perros al viaje.

Cuéntanos alguna anécdota.
Anécdotas hay muchas, aunque en la mayoría la protagonista es Lola, que es la lianta de los dos.

Mis perros son mezcla de Beagle y Galgo, pero Byron ha sacado tanto el físico como el carácter del Galgo y Lola el del Beagle, cazador.

En las zonas con granjas de animales siempre había señalización para que llevaras a los perros atados, por si les daba por meterse en el campo a perseguir a las vacas, ovejas, etc… pero en el bosque los llevábamos sueltos y en una de éstas nos encontramos unas ovejas enormes pastando solas por el monte y claro, fue verlas Lola y ponerse loca a perseguirlas.

La cosa es que suelen ser bastante obedientes excepto Lola si entra en modo cazador con algún conejo o gato y obviamente descubrimos que con ovejas también. Entra en trance y no escucha a nadie.

Total, que acabé casi matándome por un precipicio, saltando una valla de alambre con pinchos para conseguir atraparla y que dejara tranquila a las ovejas. Ahora nos reímos, pero en ese momento la quería matar.

Camino con perros: Segunda Etapa Urdax Byron y su primer encuentro con una vaca

En el último kilómetro antes de llegar a Trinidad de Arre, Byron paró de andar, me extrañó que se sentara en medio del camino mirándonos y que lo llamara y siguiera sentado, así que me acerqué y al tirar un poco de él vi que no apoyaba una pata delantera y que se le había empezado a hinchar. Resulta que se torció la pata haciendo el saltimbanqui y justo antes de terminar el viaje (menos mal que no fue antes).

Pesa 20kg así que cargar con él no era una opción, por lo tanto decidí que tenía que seguir andando antes de que se le enfriara la lesión o no podría andar más.

Lo até y lo hice seguir andando despacito a mi lado, al principio le costaba más pero al cabo de 5 minutos iba un poco mejor.

En cuanto llegamos a la iglesia, le envolví la pata con una camiseta (no encontraba las vendas), lo dejamos con mi padre en la puerta y mi hermano y yo fuimos a buscar el coche y lo cargamos al maletero. Tenía la pata como la de un Big Foot el pobre…

Lo bueno es que después de descansar toda la noche, por la mañana fui a ver como estaba y me lo encontré corriendo por el jardín con Lola y la pata la tenía perfecta, así que supongo que fue acumulación del esfuerzo y el cansancio muscular.

Algo que cambiarías o recomendarías no hacer a alguien que esté planteándose seguir vuestros pasos.
Creo que no cambiaría nada, estuve planeándolo bastante tiempo y al final salió muy bien.
Lo único “malo” que tiene hacerlo con perros es que tienes que planificar todo mucho, es cómo ir con niños, no puedes ir tan a la aventura.
El tema de hacer más o menos etapas o hacerlas más o menos largas es algo que depende mucho de tu estado físico y del estado físico de tus perros, esto hay que tenerlo muy en cuenta ya que si no consigues terminar una etapa planeada o alguno os lesionáis, se te desbarata toda la planificación y encontrar la manera de volver hasta el coche si no podéis seguir, se complica.

Hay que planificar un viaje acorde a tus posibilidades, creo que hay gente que no se atreve a hacer El Camino por que oyen que las etapas son de tantísimos kilómetros. No hay nada establecido, puedes planearlo cómo más cómodo te sea y de acuerdo a lo que os veáis capaces de hacer.Camino con perros: Última etapa Lola curioseando

Y, por último, algo que no cambiarías o que recomendarías hacer a alguien que esté planteándose seguir vuestros pasos. Como algo “obligado” a meter en la mochila.
Para las personas, lo primero que recomiendo meter en la mochila es un paquete de Compeed por si te salen ampollas, no quiero hacer propaganda, pero es lo mejor que puedes usar en estos casos. Obviamente, llevar unas botas/zapatos de montaña que hayas usado ya y que sepas que son cómodos es imprescindible.

Minimizar tus cosas ya que llevas lo tuyo y lo de los perros y cuánto menos peso lleves mejor. Yo usé los mismos pantalones para andar durante los 6 días, daban asco cuándo llegué pero no importa, ahorré en peso y espacio.

Y, sobre todo, no volverse loco con las cosas de los perros, ellos son felices con estar contigo e ir de excursión y les da igual dormir en el suelo mientras estén calentitos, así que olvidaos de camas gigantes, juguetes, abrigos innecesarios, comida de la buena que traéis de casa para todos los días… hay que ir un poco de guerrilla y a ellos no les importa, se lo están pasando tan bien que les da igual todo, comer guarradas por unos días no les hace daño y a la hora de dormir están tan reventados que dormirían en una cama de clavos sin inmutarse, y tú también.

Si vas con perros, no recomiendo ir a la aventura en temas de alojamiento. Entiendo que hay etapas que al tener más afluencia de peregrinos hay mucha más oferta para dormir, pero aún y así, asegurar-te que cuando llegues tendrás un sitio para dormir tú y tus perros te da bastante tranquilidad. Para mí fue un acierto tenerlo todo reservado previamente.

Lo de la Vaselina para las almohadillas fue un acierto también.

Lo mejor de todo el viaje es lo que disfrutamos todos, el paisaje maravilloso, la ilusión de haber sido capaces de hacerlo y terminarlo y la cara de felicidad de mis perros todos los días corriendo por el monte… Recomiendo muchísimo la experiencia, nosotros en cuánto podamos volveremos a hacer otro tramo.

¡Muchísimas gracias Ana, Byron y Lola!
Nos ha encantado conoceros, esperamos que tus palabras animen a muchos a seguir vuestros pasos.

 

Otros artículos que quizás te pueden interesar:
Cuidado de las almohadillas
En el coche con mi mascota
Beneficios del senderismo con perros
Normativa para perros de la “Xarxa de Parcs Naturals”