Blog

Figaró-Montmany circular

Figaró-Montmany es un municipio de la Reserva de la Biosfera del Montseny que nos ofrece varios caminos y paisajes para disfrutar durante todo el año. Esta ruta es la versión circular de la “Riera de Vallcarquera, Figaró-Montmany“, con un poco más de dificultad, para los que se os quede corta la otra opción.
Hemos realizado esta salida en grupo el 12 de mayo de 2019.
Puedes ver la ruta en wikiloc, clicando aquí.

Cómo llegar:
Aunque la ruta de wikiloc marca un inicio distinto, te proponemos este otro aparcamiento, ya que es más grande y por el otro camino puedes encontrar espigas dependiendo de la época del año que vayas.
Así pues, en las coordenadas 41.724675, 2.273271, en la Carretera de Ribes, verás que hay bastantes plazas de parking, aunque los fines de semana hay menos huecos, de manera que no apures hasta el final de la carretera para dejar el coche.
En caso de que esté lleno, indicaremos otro aparcamiento durante la ruta, que también puede ser una opción (es más pequeño pero está más escondido).
También podemos llegar en transporte público con Renfe, línea R3, estación Figaró, que no queda muy lejos del inicio de la ruta.

Una vez allí:
Si has aparcado en la carretera, la has de seguir hasta ver un puente de muros verdes que, al terminar, tiene un camino señalizado como “Riera de Vallcàrquera (la Riereta)” a mano derecha.
Aunque no suelen pasar muchos coches por este corto tramo de carretera, mejor ata a tu amigo hasta entrar en la zona de ruta.
Una vez estés ya es el camino, verás un puente de piedra que atraviesa el rio (bueno más bien el rio pasa por encima del puente). Aquí puede que te mojes un poco los pies al cruzar. Sigue a mano derecha hacia arriba una vez pases al otro lado del rio.
Sigue el camino recto, hasta que llegues a una bifurcación dónde el camino de la derecha no tiene salida, y has de coger el de mano izquierda. Por aquí llegarás hasta una plaza con un parking (aquí puedes aparcar en caso de que el otro parking esté lleno), dónde has de girar a la izquierda hacia el camino de Vallcàrquera.

Atento en esta zona, porque unos metros más adelante has de seguir por el ramal que sale a mano derecha, ascendiendo.
Entramos en zona de senderos: la primera bifurcación que veas, síguela por la izquierda (foto).

Después, sigue recto, y las siguientes bifurcaciones has de ir primero a la derecha y luego a la izquierda, hasta una pista forestal por dónde has de continuar a mano izquierda.

En la pista sigue recto hasta la bifurcación, donde has de seguir por la izquierda. En esta zona hay unas bonitas vistas de los pueblos de la zona.

Llegarás a una masía, pasada la cual hay una entrada a una cueva (a unos 350 metros más o menos).
A continuación llegarás a una explanada dónde, a unos metros, puedes ver una cruz de hierro. Aquí has de coger el camino que baja por la izquierda. Ojo, hay dos caminos a tu izquierda, has de ir por el que desciende.
Este trozo es un atajo, en caso de que sigas recto por la pista pasando por la cruz, harás algo más de camino, pero llegarás al mismo punto.
Cuando llegues de nuevo a la pista, sigue por la izquierda.

Sigue recto hasta ver una “rampa” que desciende por la izquierda. Siguiendo por aquí verás ya zonas de agua de nuevo. En la carretera, síguela bajando por la izquierda hasta la caseta eléctrica dónde has de girar a la derecha.
Este punto es, de nuevo, un atajo, de modo que puedes seguir por la pista y seguir por la izquierda al llegar a la bifurcación.

Ahora tan solo has de seguir el camino hasta llegar dónde hemos aparcado.

Otros Datos de interés
Dificultad:
media. El tramo inicial de subida puede tener algo más de dificultad que el resto del camino. Pero no te asustes, todo lo que sube baja, y el tramo final de la ruta es bastante más llano. Pero si lo prefieres, puedes realizar la versión lineal de la ruta, mucho más asequible “Riera de Vallcarquera, Figaró-Montmany“.
Durada: Nosotros hemos estado un par de horas solos y unas tres en grupo, de modo que depende de nuevo de la velocidad, número de paradas que hagas, etc.
Agua: El tramo del inicio no tiene agua, pero en la parte final vas paralelo al rio pasando por algunos pequeños saltos de agua y gorgs.
Gente, bicis y otros: los fines de semana puedes encontrar más gente, sobre todo en la parte con agua, pero no es una zona excesivamente transitada. Nosotros no hemos encontrado casi nadie y hemos ido varias veces en fin de semana.
Sombra: depende del tramo. En gran parte de la zona de pista, los árboles tapan bastante el sol, pero hay puntos dónde toca un poco más. En verano, mejor no olvidar el protector solar.
Otros comentarios: Hay algunas zonas con pino, aunque no hemos visto nidos de procesionaria, y has de estar atento a las zonas donde puedes cruzarte con ganado ya que, en tal caso, has de atar a tu mejor amigo.

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

“Petjades d’un adéu”, duelo por la pérdida de un animal, entrevista a Jessica Milán

Hoy entrevistamos a Jessica Milán. Es trabajadora social y ha realizado distintas formaciones en acompañamiento en procesos de duelo.
El proyecto “Pejades d’un adéu” nació para dar un espacio y acompañar en el duelo por la pérdida de un animal.

El próximo sábado 25 de mayo de 2019, realizará una charla participativa benéfica “Xerrada Benèfica Petjades d’un adéu, dol per un animal” en El racó de la Lola, Terrassa, a las 17h.

“La vida es efímera, pero sus días pueden ser inmortales” 
(Píndaro)

Aún hoy en día el duelo por un animal es un tema tabú en nuestra sociedad ¿Por qué te interesaste en este tema?
Durante mi infancia, tuve experiencias de muertes de animales cercanas que me hicieron conectar con el dolor y la incomprensión que se siente ante su pérdida. Creo que, a partir de aquellas experiencias, desarrollé sensibilidad hacia la muerte de los animales.

Petjades d'un adèu, duelo animales, autora @meydraws
“Petjades d’un adéu”, autora @meydraws

A medida que me hice adulta, hablaba con personas que también habían vivido pérdidas similares y observé que a muchas de ellas se les formaba un nudo en la garganta cuando hablábamos del tema. Comprendí, entonces, que era una situación muy común.

¿Nos puedes explicar un poco qué es el proceso de duelo? ¿Qué fases tiene?
El duelo es un proceso natural ante una muerte o pérdida. Se habla de pérdida y no solo de muerte, ya que no todo son muertes físicas; también son procesos de duelo aquellas situaciones que conlleven una ruptura con alguien o algo con el que teníamos un vínculo emocional.  
Hay mucho/as autores y autoras que han desarrollado teorías sobre el proceso del duelo y sus fases: una de las más conocidas es Elisabeth Kübler-Ross, que establece cinco etapas: la negación, la ira, el pacto, la depresión y la aceptación.
A mí me gusta la propuesta de Mónica Cunill, que engloba el duelo en tres fases: la primera de rechazo o incredulidad (cuando nos dan la noticia de una muerte o de una enfermedad), una segunda fase de dolor (cuando reconocemos la pérdida y experimentamos las emociones propias de un duelo) y una tercera y última; de integración y transformación.
A pesar de la vivencia de las diferentes fases, cada persona experimentará su pérdida de manera única, de la misma forma que no hay dos personas iguales. Cómo citan Montse Esquerda y Anna Maria Agustí: “La intensidad del duelo dependerá del tipo de pérdida, de los mecanismos de afrontamiento y del apoyo recibido”.

¿Y cómo es el duelo en caso de pérdida de un animal?
Normalmente, los duelos que tienen mayor reconocimiento y aceptación social son aquellos originados por la muerte de una persona, especialmente pérdidas “precoces” y/o abruptas (accidentes o enfermedades en edades tempranas). No obstante, hay otros duelos que, bien por su impacto emocional o por su incomprensión social, son más difíciles de aceptar, como puede ser la muerte perinatal (muerte de un embrión durante el embarazo) o la muerte de un animal. A estos últimos se les denomina “duelos desautorizados”.
Las personas que compartimos vida con un animal creamos un vínculo muy fuerte. Por ello, podemos vivir su pérdida tan o más intensamente que la muerte de un familiar.  No obstante, quién no ha convivido o ha amado a un animal, difícilmente comprenderá el vínculo emocional que puede crearse y, en consecuencia, el proceso de duelo ante su pérdida.

miedo a los petardos en perros

Seguramente todos hemos vivido la muerte de un animal o conocemos a alguien que haya pasado por eso ¿Qué puede ayudar a una persona a superar ese momento tan duro? ¿Cómo podemos ayudar desde fuera?

“Nos enfrentamos sol@s a la muerte.
Pero es esa soledad en la muerte, nuestro lazo común en la vida”
Doctor en Alaska

El duelo es un proceso natural que todo el mundo – en algún momento u otro de la vida – va a experimentar. La dificultad para afrontar este proceso tiene íntima relación en cómo nuestra cultura vive la muerte y las pérdidas. Vivimos en la sociedad del éxito, del triunfo y de la superación y vivimos de espaldas a la tristeza, la decepción y el dolor como parte inherente de la vida. La evitación de las situaciones dolorosas de la vida es romper con el frágil equilibrio entre “vida y muerte”, “tristeza y alegría”, “dolor y placer”, que son, al fin y al cabo, polos que coexisten. La sociedad hedonista -centrada en el principio del placer- en la que estamos inmersos/as nos dificulta afrontar con éxito situaciones dolorosas ineludibles.
Vivimos la muerte con temor y nos aterra sentirnos solo/as ante el propio duelo o sin saber cómo acercarnos a una persona que lo está viviendo. Cada persona vive el duelo de una manera única y personal, por lo tanto, no existe una indicación genérica sobre como acompañar. Es posible que nos dé miedo decir algo “que no toque”, “que le haga llorar” o “que le haga recordar”, cuando, en ese momento, la persona está inmersa en su dolor y necesita vivir y experimentar esas emociones. Lo importante es estar ahí -incluso si a veces es en silencio- y preguntar a la persona qué necesita: esto la hará sentirse reconocida, no juzgada, sabiendo que respetamos su espacio y que puede contar con nosotros/as.
El dolor y la no expresión de nuestras emociones nos aísla. Por eso, no se trata tanto de “qué hacer” sino de permitir y dar un espacio a esa persona dónde se sienta acompañada y escuchada si así lo necesita. A veces, no hace falta nada más.

Un duelo mal afrontado, ¿puede llegar a ser patológico y/o tener consecuencias a largo plazo?
Sí; como cualquier vivencia o duelo no elaborado, puede anclarnos a la situación de manera disfuncional sin transitar las emociones necesarias para vivir la vida de manera sana.

¿Cómo es el duelo y cómo se cierran casos concretos como perros perdidos que nunca llegan a reencontrarse con su familia?
Aquellas pérdidas en las que no podemos ver el cuerpo, es mucho más difícil elaborar el duelo porqué siempre albergamos la esperanza de encontrarlo. No obstante, puede ser sano que, con el tiempo, cerremos el ciclo de alguna manera simbólica para que nos ayude a elaborar el proceso.

En muchas familias conviven niños/as y animales, ¿Cómo afrontar la muerte con ellos y ellas? ¿Cómo podemos explicarles qué es la muerte?

 “L’infant que viu en la veritat és capaç d’afrontar la vida: el protegim quan parlem, no quan ho evitem”
Montserrat Esquerda i Anna Mª Agustí
El nen i la mort. Acompanyar els infants i adolescents en la pèrdua d’una persona estimada

Cuando un niño/a vive la pérdida de un animal en la familia, será, probablemente, su primer contacto real con la muerte y esto puede determinar cómo vivirá las pérdidas que tendrá a lo largo de su vida.
Paradójicamente, a medida que más intentamos proteger a las niñas y los niños de la muerte, más lo/as estamos desprotegiendo para afrontar con éxito pérdidas futuras. Por tanto, es esencial hablarles con sinceridad, adaptando nuestro discurso a su edad y madurez. Es muy importante utilizar la palabra muerte y no usar eufemismos como “ha ido de viaje” o “ha ido a vivir a otro lugar”. Esto puede provocarles confusión.

Por último, me gustaría preguntarte ¿Cómo decir adiós cuando tenemos esta oportunidad?
Si tenemos la posibilidad de hacer el acompañamiento durante el proceso final del animal, nos facilitará transitar el duelo. De lo contrario, pueden aparecer sentimientos de culpa con el tiempo. No obstante, hay rituales de despedida que pueden ayudarnos a cerrar el ciclo, si no hemos podido hacerlo con anterioridad: hacer una despedida simbólica en algún lugar especial o vinculado con la vida del animal, escribirle unas palabras o hacer una caja de recuerdos (en la que podemos guardar objetos del animal).

Muchas gracias Jessica, esperamos que tus palabras hayan reconfortado y ayudado a aquellas personas que pasan por ese duro momento en la vida como es la muerte de un animal.

Podéis contactar con Jessica Milán a través del correo petjadesdunadeu@gmail.com o el próximo sábado 25 de mayo en la “Xerrada Benèfica Petjades d’un adéu, dol per un animal” en “El racó de la Lola” (Terrassa) a las 17h. Todos los beneficios serán donados a la protectora felina SQAnimalia de Sant Quirze del Vallès.


Paseo por el Cardener, Cardona

Hoy visitamos unas calles con mucha historia: Cardona.
Puedes ver su castillo (hoy en día convertido en Parador Nacional), la Iglesia de San Miguel, murallas, montaña de sal, etc. Al terminar la visita, nos acercamos al Cardener, afluente del rio Llobregat, para dar un paseo a sus orillas.
Puedes ver la ruta en wikiloc, clicando aquí.

Cómo llegar:
Saliendo de Cardona por la C-55, has de coger la salida a mano izquierda de para ir a la BV-4235, siguiendo las indicaciones para Valldeperes. Tras cruzar el rio por un puente asfaltado (ojo en caso de muchas lluvias), verás una pista de tierra que entra a mano izquierda, la ruta comienza aquí.
En nuestro caso, hemos dejado el coche a un lado en el inicio de esta pista.

Una vez allí:
Ya desde el inicio de la pista vamos paralelos al rio. Ten cuidado si el agua baja muy fuerte porque puede arrastrar a tu mejor amigo en caso de que se lance al agua sin pensarlo.
El trayecto es muy sencillo. Vamos por la pista hasta cruzar la riera de Navel, por un pequeño puente.
En nuestro caso, hemos entrado en el primer desvío a mano derecha tras este puente, para seguir durante un tramo la riera hasta llegar a un pequeño salto de agua con un gorg.

Una vez hemos visto el gorg, damos media vuelta y volvemos al inicio del desvío.
Al llegar de nuevo a la pista principal, seguimos por la derecha, continuando por la dirección que teníamos antes de tomar el desvío. Seguimos esta pista recta, pasando por una antigua central eléctrica hasta llegar al final del camino, dónde te cruzas con el rio y el paso se dificulta.
A partir de aquí, volvemos sobre nuestros pasos hasta el coche.

Otros Datos de interés
Dificultad:
baja. Se trata de un paseo muy sencillo.
Durada: como siempre, depende de si te paras muchas veces, tu velocidad, etc. nosotros hemos estado una horita a velocidad de paseo.
Agua: Durante todo el trayecto vas paralelo al rio. Pero ojo, dependiendo de la fuerza con la que baje el agua, has de vigilar mucho en que zonas se puede entrar al agua.
Gente, bicis y otros: no nos hemos cruzado con nadie.
Sombra: depende del tramo. En verano recuerda llevar protector solar y gorra, en algunos puntos pica un poco el sol.
Otros comentarios: en algunos tramos hay pino, aunque no hemos visto rastros de procesionaria, has de tenerlo en cuenta.
Ojo con las corrientes en caso de fuertes lluvias.

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Castellvell y Poblat Ibèric, Solsona

Hoy visitamos Solsona, una ciudad llena de historia y de tradiciones arraigadas que muestran su encanto por las preciosas calles del núcleo antiguo.
Además de visitar la ciudad y recorrer sus bonitas calles, os proponemos una ruta con agua y una deliciosa comida PetFriendly en La Vermuteria.
Puedes ver la ruta en wikiloc, clicando aquí.

Cómo llegar:
Llegamos a Solsona por la C-55, en nuestro caso, con una parada en Manresa para visitar la ciudad y estirar las patas.
La ruta comienza cerca de la Plaça de Sant Roc (dónde está el local que te recomendamos para comer). Puedes aparcar en el Passatge Guitart, o en el aparcamiento gratuito Camp del Serra en Carrer Nou.

Una vez allí:
Esta ruta comienza en zona urbana, de modo que los perros han de salir atados de los coches para evitar “sustos”.
Desde la zona dónde hemos aparcado, iremos hasta la carretera C-26 o Carretera de Bassella. Delante de la central de autobuses, hay un paso de cebra dónde cruzaremos al otro lado de la carretera hasta llegar al Camí de la Creu, que nos queda a mano derecha.
A pocos metros verás que nacen tres caminos con indicaciones en un poste vertical, aquí has de ir a mano izquierda siguiendo las indicaciones de Font de la Fulla, Parc de la Mare de la Font, etc.
Si te vas a quedar más días por la zona, al lado de este poste hay un mapa que te indica otras rutas que puedes hacer por Solsona.

Este camino va paralelo al Barranc del Pallarés, por el que el agua no baja con fuerza, pero va creando pequeños saltos y pozas (gorgs).
En este tramo de la ruta te vas a cruzar con varios puentes y con la Font de la Fulla.
Cuando te estés acercando a la zona de picnic, pasado un puente que has de cruzar por debajo (foto), te recomendamos atar a los perros en caso de tenerlos sueltos, ya que estás cerca de la carretera y de una zona dónde puede que haya familias pasando el día.

Una vez llegues a la zona de picnic, el camino sigue por el otro lado de la carretera: nosotros hemos subido por detrás de la zona infantil, pasado el salto de agua, hasta llegar a la ermita. Este tramo queda al lado a la carretera, de modo que mucho cuidado.
Llegamos hasta la parte frontal de la ermita y bajamos por las escaleras hasta llegar a otra zona con mesas para comer dónde no había nadie. Puedes aprovechar para desayunar aquí.

A mano derecha verás un puente que pasa bajo la carretera, indicado con un poste como itinerari botànic. Has de seguir esta indicación y llegarás a un pequeño tramo con bonitos árboles y dos fuentes: Font del Manel y Font de la mina.
Nuestro camino sigue, después, subiendo las escaleras que quedan a la derecha y te llevan a un campo.
Cruza el campo hasta el otro lado y verás una pista. Síguela hacia la izquierda. Ojo, pueden pasar coches por esta zona.

En la bifurcación, sigue el camino central dónde veras unas indicaciones a Castellvell, y en la siguiente, has de ir recto.
Por esta zona comienza la subida, pero también las vistas, de modo que todo tiene su recompensa.

Durante la subida, verás otra bifurcación, has de seguir por la izquierda, subiendo.
Cuando la zona arbolada llega a su fin, hay una indicación de que el castillo queda siguiendo por tu izquierda. En este punto hemos de atar a los perros que vayan sueltos ya que estamos en la carretera (nosotros no nos hemos cruzado con ningún coche, pero es mejor prevenir).
Sigue por la carretera asfaltada, disfrutando de las vistas, y llegarás al castillo.
Para visitar los restos del poblado ibérico, has de subir por el Monte del Calvario que queda a tu izquierda, frente al castillo.
Verás que no se puede rodear el castillo con perros, de modo que bajaremos directamente para seguir con la ruta.

Justo delante de la señal de “prohibido perros”, hay un caminito que desciende. Bajaremos por aquí hasta llegar a una bifurcación con una cruz de piedra, dónde seguimos por la derecha. Nos estamos acercando a zona urbana, de modo que ataremos a los perros en caso de que alguno vaya suelto.
Una vez ya estemos por la zona con casas, seguiremos bajando por la calle Pujada de Castellvell, que nos llevará recto hasta el casco antiguo.
Una vez en el casco antiguo, lo mejor es callejear fijándote en los detalles de las casas (por ejemplo, las vigas de los tejados están talladas con formas de caras en algunas viviendas), las tiendas, etc.
A partir de aquí puedes llegar a la Plaça de Sant Roc, que queda al inicio de nuestra ruta, dónde hemos aparcado y dónde está el local PetFriendly para comer.

Otros Datos de interés
Dificultad:
baja con tramos de dificultad media, ya que, en caso de que haga calor, el tramo de carretera o las subidas pueden cansar un poco.
Durada: como siempre, depende de si te paras muchas veces, tu velocidad, etc. nosotros hemos estado dos horas y cuarto.
Agua: hay un pequeño torrente al inicio de la ruta, más o menos hasta que comienza la subida. Puede estar seco si no ha llovido mucho.
Gente, bicis y otros: en todo el camino solo hemos encontrado un coche y dos vecinos paseando. Esto puede cambiar dependiendo de la época del año, día de la semana, etc.
Sombra: depende del tramo. A partir de la zona de la carretera no hay tanta sombra, y si hace sol vas a agradecer una gorra y protector solar.
Otros comentarios: se trata de una zona con algunos pinos, y hemos visto algunos nidos de procesionaria secos.
Algún tramo está indicado cómo zona de educación de perros de caza, tenlo en cuenta según la temporada en la que vayas.

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Ruta prehistórica y Bosc encantat d’Òrrius

Tras oír hablar a varias personas de esta ruta, por fin me he decidido a ir a verla.
Se trata de un camino con cierto encanto, ya que vas a cruzarte con rocas talladas con curiosas formas y algunos puntos con historia (de aquí el nombre de esta ruta).
Te recomiendo que mires bien la información de la ruta antes de ir, ya que la gente se piensa que es todo el trayecto un paseo sencillo pero tiene algún punto con dificultad (sobre todo si vas con niños o no estás acostumbrado a caminar por montaña).
Clica para ver la ruta original en wikiloc y la ruta corregida. Cómo la ruta original tiene un par de puntos dónde nos hemos equivocado de camino y hemos vuelto para atrás, la ruta corregida es la que hemos usado para la descripción (hay un pequeño tramo distinto al inicio).

Cómo llegar:
Para esta ruta te daré dos opciones para aparcar: una dónde nosotros hemos aparcado y la otra justo al otro lado, a mitad de trayecto.
En nuestro caso hemos dejado el coche en el inicio de la ruta del bosque encantado, a la entrada de un camino particular, muy cerca de la carretera. Este punto tiene el problema de que hay poco espacio para aparcar (sin invadir el campo que hay), y a mí, particularmente, no me gusta aparcar en lugares dónde indica que estás en camino particular, aunque parece ser que todo el mundo aparca allí. A los lados de la carretera verás espacios que también pueden ser una opción para dejar el coche.
La otra opción es aparcar en el Carrer Camí de la Roca Foradada, en la zona residencial de El Bosc de la Ruscalleda. Si optas por esta opción, ten en cuenta que comenzarás la ruta por la mitad, más cerca de la roca foradada.

Una vez allí:
Al salir del coche recuerda que estás muy cerca de la carretera, de modo que ata a tu mejor amigo para evitar que salga corriendo en esa dirección por la emoción de salir del coche.
Veras que, delante del campo, hay un camino amplio que se aleja y también un pequeño sendero que se adentra en la zona arbolada. En nuestro caso hemos comenzado la ruta por el sendero (volveremos por el camino más ancho). Hay quien prefiere hacer la ruta al revés, nosotros te daremos las indicaciones para hacerla en este sentido.
Saliendo del coche abre bien los ojos, porque a la izquierda del sendero hay un elefante dándote la bienvenida tras unas ramas, y a la derecha un “moai”. Dicen que también hay un indio escondido, pero no lo he encontrado, a ver si tú tienes más suerte.

Partiendo des del elefante, que dejas a tu izquierda, verás un sendero. Síguelo hasta encontrar otro que desciende a mano izquierda. Este tramo puede ser un poco “complicado” en caso de que las lluvias hayan arrastrado tierra.
Tras esta pequeña bajada llegarás a un caminito, que has de seguir a mano derecha, hasta llegar de nuevo a otro sendero que desciende. Bajamos por él, de nuevo tiene un aspecto similar al anterior.
En caso de encontrar bifurcaciones, vamos cogiendo las de mano izquierda hasta llegar a la “Riera de Sant Bartomeu”.
Una vez estés a la riera, a la que vas a ir en paralelo durante unos metros, has de cruzarla para seguir por el otro lado. El camino ahora asciende y llega a una zona dónde las ramas de los árboles pueden cerrar un poco el paso durante unos metros.
Cuando llegues a la bifurcación puedes ir por la derecha o por la izquierda, para simplificar el recorrido es mejor ir hacia la izquierda y, pasados unos metros en la siguiente bifurcación, a la derecha. Sigue por esta pista, verás alguna marca amarilla en los árboles e indicadores de camino en este tramo.

Sigue recto sin desviarte, pero atento a derecha e izquierda, ya que pasarás por la Pedra de les Creus (a tu derecha) y una seta de madera tras un árbol (a tu izquierda).
Una vez llegues a la seta roja, sigue recto en la bifurcación.

Ahora atento. Llegarás a una zona algo más abierta (foto) dónde a mano derecha hay un sendero poco visible de unos 60 metros que asciende hasta al Dolmen Can Coll II. Y a mano izquierda (justo frente al sendero de Can Coll II), hay otro sendero que nos lleva a la Roca Foradada. Puedes ir i venir por ambos senderos para ver estas dos zonas.

Una vez las hayas visto y vuelvas a la “zona abierta”, no sigas las indicaciones de camino, ya que te llevarán a una urbanización (zona que te comento al inicio del texto dónde también puedes aparcar), has de deshacer camino hasta llegar de nuevo a la bifurcación que queda cerca de la seta.
Ahora iremos a mano derecha, siguiendo el camino hasta llegar a la Pedra de les Orenetes. Has de subir por detrás para seguir el camino, de modo que puedes aprovechar para hacerte una foto desde la parte de arriba de la piedra.

El sendero pues, queda por encima de la piedra, subiendo por detrás.
De nuevo, el camino vuelve a “complicarse” un poco, ya que no es un terreno llano y hay algunos desvíos, y puedes hacer distintas opciones de camino dependiendo del tiempo del que dispongas. Cómo nosotros ya teníamos algo de prisa, en el primer desvío seguimos por la izquierda y en el siguiente, recto. En este punto habrás hecho unos 200 metros desde la Pedra de les Orenetes.
Después de esto, sigue otros 500 metros por el sendero hasta la siguiente bifurcación, dónde vamos a mano derecha para poder ver el Plat del Molí o Plat del Rei, que verás siguiendo a mano izquierda en la siguiente bifurcación.
Por este sendero llegarás a un camino más amplio, que has de seguir a mano derecha. Cuando el camino bifurque en una subida a la derecha y una bajada a mano izquierda, has de seguir bajando por el camino de la izquierda hasta la riera.
Cruzando el curso del agua sigue recto y llegarás a la zona dónde has aparcado.

Otros Datos de interés
Dificultad:
baja con tramos de dificultad media. La dificultad de esta ruta está en que hay distintas bifurcaciones mal indicadas, y los tramos con desnivel tienen el suelo erosionado, lo que dificulta el paso un poco.
Durada: como siempre, depende de si te paras muchas veces, nosotros hemos estado dos horas y media.
Agua: hay un pequeño torrente que has de cruzar dos veces, pero no cuentes con él para grandes remojones ni para rellenar botellas de agua. De todos modos, usa calzado aislante ya que al cruzarlo puedes mojarte.
Gente, bicis y otros: no hemos encontrado a nadie, pero hemos visto rodadas de bicicleta en los tramos de camino más amplio.
Sombra: depende del trozo, aunque en la mayor parte del camino vas por senderos con bastante arboleda.
Otros comentarios: se trata de una zona con algunos pinos, aunque no hemos visto nidos de procesionaria, esto puede cambiar de un año para otro.
Puede que encuentres tramos con la vegetación invadiendo parcialmente el camino, si vas con niños pequeños quizás tengas complicaciones en algún punto.

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Salt del Mir

Hoy te dejamos una ruta por Santa Maria de Besora, para ir a ver el Salt del Mir.
Este salto tiene unos 35 metros de alto, y está precioso en épocas del año en que el cabal de agua es mayor.
Clica para ver la ruta en wikiloc.

Cómo llegar:
Nuestra ruta comienza en el aparcamiento que hay en la misma carretera que llega a Santa Maria de Besora, la BV-5227.
Una vez dejes atrás Sant Quirze de Besora y llegues a Santa Maria de Besora, verás la zona para aparcar a pocos metros del inicio del pueblo, a mano derecha. Estarás al lado del edificio del ayuntamiento.

Una vez allí:
Bajaremos por el lado izquierdo del ayuntamiento, hasta llegar a un trasformador, dónde giraremos a mano izquierda (el camino de vuelta llega a este mismo lugar por la derecha).
Seguimos recto por este camino. Ten en cuenta que vas a pasar por algunos campos con ganado y puede que encuentres animales pastando, de modo que has de estar atento por si tuvieras que atar a tu amigo de cuatro patas. Nosotros hemos encontrado algunas ovejas.
Cuando llegues a la primera masía del camino, gira a mano izquierda para seguir por este camino.

Esta ruta es tranquila y podrás ir disfrutando del paisaje.
Llegarás a un cercado para vacas -aunque puede que no estén los animales dentro-, aquí has de seguir por el camino de la izquierda.

Al llegar a la bifurcación, cogemos el ramal de la izquierda, señalizado con los colores verde y blanco.
En la siguiente intersección, el Coll de les Pedregoses, has de seguir la indicación de Salt del Mir.
En esta zona, vigila con el paso de vehículos.

Dejaremos a mano derecha la Posada del Mir, y seguiremos recto hacia abajo. Por este camino puede que vuelvas a encontrar animales, en este caso nos hemos cruzado con vacas y caballos.

Seguiremos el camino hasta la siguiente intersección dónde seguiremos hacia abajo como indica un cartel que verás en un árbol.

Ya des del camino vemos la presa del río. Esta zona es más bonita cuando baja más cantidad de agua. Nosotros hemos ido en mitad de la seguía, de modo que no está muy favorecida en las imágenes.

Seguimos por el puente en caso que el rio baje con caudal, pero es accesible por el propio rio en caso de que tenga poca agua.
Pasado el puente, seguimos por la derecha, tal como indican las señales de “Salt del Mir“.

Siguiendo el camino llegarás al salto, si el rio baja con menos agua puedes incluso llegar a acercarte al él.

Está más bonito en épocas de lluvia.
Esta imagen corresponde a un mes con mayor cantidad de agua.

Tras ver el salto, volveremos por el camino que hemos tomado hasta la intersección con la señal en el árbol, esta vez, seguiremos recto.
Al llegar a la bifurcación del camí del prat, giraremos a la derecha.
Una vez estés en El Prat, has de girar a la derecha antes de llegar a la casa, hacia la ermita.

Dejamos la ermita a mano derecha, siguiendo un camino que, a partir de ahora, va a ir a través de campos de ganado, aunque nosotros no hemos encontrado animales en esta zona.

En este tramo es algo complicado seguir el camino, para facilitártelo, el punto de referencia a seguir son las granjas que quedan delante del camino y que acabamos bordeando.
Seguimos el “camino” hasta llegar a la puerta de ganado, momento en el que podemos hacer dos cosas: seguir campo a través recto o girar a mano izquierda pasando por la depuradora. Ambos te llevan al mismo lugar.
Pasada esta zona más de campo, llegarás al camino “asfaltado” de hormigón hasta el transformador donde has comenzado la ruta.

Otros Datos de interés
Dificultad:
fácil, con tramos con ganado, dónde has de atar a los perros.
Durada: unas 3 horas.
Agua: depende de la época, es más espectacular en épocas de lluvia.
Gente: cuando hemos ido nosotros no había nadie.
Sombra: depende del tramo, ¾ partes con sombra, pero el tramo final no tiene. Puedes evitarlo volviendo por el mismo camino de la ida.
Otros comentarios: esta ruta tiene tramos en los que cruzas por mitad de campos de ganado.

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Puiggraciós

Hoy os traemos una ruta sencilla que hicimos el otro día en “petit comité“, organizada por nuestra voluntaria Roser.
Este trayecto por los Cingles de Bertí, nos lleva del santuario de Puiggraciós al Castell de Bertí por un camino con preciosas vistas.
Clica para ver la ruta en wikiloc.

Cómo llegar:
El camino comienza en el Santuari de Puiggraciós, al que llegamos atravesando la población de l’Atmella del Vallès.
Si el aparcamiento del santuario está lleno, hay espacios para aparcar en el camino además de un pequeño parquin una vez iniciado el trayecto.

Una vez allí:
Por el lado derecho del santuario verás que salen un par de caminos, nosotros vamos por la pista de a la izquierda, dónde hay una fuente, pero no te fíes de ella para beber agua, está llena de avispas que no te van a dejar ni acercarte.
Vamos a seguir este camino, hasta llegar a un desvío indicado con un poste vertical como “Collet de Can Tripeta“. Ya verás que el camino recto está marcado con una cruz que indica que la ruta no sigue por allí, has de seguir a mano derecha siguiendo las indicaciones.

El camino no tiene pérdida. No has de desviarte por los senderos laterales.
Unos 500 metros des del poste vertical, cuando llegues a una zona con una pequeña cima rocosa que vas a rodear por la izquierda, te aconsejamos atar a los perros en caso de que sean muy movidos, ya que pasarás cerca de un precipicio que puede ser peligroso para ellos si van corriendo despistados.
No te asustes, pese a este aviso, el camino es ancho en esta zona y si se trata de perros tranquilos, no es un tramo peligroso en sí mismo.
Si el cielo está despejado, las vistas desde aquí son muy bonitas.

Llegarás a una vivienda que queda a mano izquierda del camino, tras la cual hay una bifurcación. Uno lo vas a usar de ida, y el otro de vuelta. Si vas por la derecha, la pista es ancha hasta llegar al castillo, si vas por el de la izquierda, el camino es algo pedregoso, pero con un poco más de sombra en algunos tramos. Dependiendo de si prefieres hacer el tramo con terreno irregular de subida o de bajada, puedes escoger ir a la derecha o a la izquierda.
Nosotros hemos subido por la derecha para coger el camino más sencillo de subida y aprovechar la sombra de bajada.

Al llegar al castillo, por la parte de atrás, hay un pequeño rincón con sombra donde puedes parar a comer algo.

Para la vuelta, hemos cogido el sendero que queda justo en frente del castillo. Se trata de un tramo algo rocoso pero asequible. En caso que prefieras evitar este tramo, puedes deshacer camino por donde has venido.
Cuando llegues al torrente, no cojas los caminos laterales, sigue recto y llegarás a la bifurcación que encontraste de subida.
A partir de aquí el camino es el mismo que a la ida. Recuerda atar a los perros nerviosos cuando te acerques al precipicio

Otros Datos de interés
Dificultad:
baja, la única dificultad puede estar en el tramo pedregoso de bajada, que puedes evitar haciendo una ruta lineal.
Durada: unas dos horas y media, con parada para comer.
Agua: en esta ruta no hay agua ni para beber ni para bañarte. La fuente que hay al lado del santuario no es una opción para beber, de modo que trae una botella llena de casa.
Gente, bicis y otros: depende de la hora y del día, pero no es un camino solitario. De hecho, pasan bicicletas y motos de vez en cuando.
Sombra: No hay sombra durante gran parte del trayecto, no es una ruta para hacer en pleno verano.
Otros comentarios: se trata de una zona con algunos pinos, aunque no hemos visto nidos de procesionaria, esto puede cambiar de un año para otro.

¡Ven con nosotros de excursión
&
Descubre todas nuestras rutas!

Senderismo entre Castaños, Bierzo

Esta es una ruta circular señalizada que comienza en la localidad de Vega de Valcarce.

Cómo llegar:
Damos inicio a esta ruta en la localidad de Vega de Valcarce, en la plaza del Ayuntamiento, donde podemos dejar el coche.
Subiendo desde la plaza por la Calle Calleja, hay una residencia de la 3ª Edad, y al lado un aparcamiento mayor.
Aparques dónde aparques, dirígete hacia la residencia, a la altura de la cual hay una señal que indica la Ruta de “Entre Castaños”, y desde ahí ya vas a ir encontrando indicaciones durante todo el recorrido.

Una vez allí:
El camino que iniciamos se adentra en un valle típico de esta tierra Vallourede. Llaneando llegamos al sitio llamado las Callejas, el agua, que nos acompañará en buena parte de este valle, se desborda por el camino y buscamos las piedras sobresalientes para no mojarnos el calzado.
Pronto empieza a subir el camino, hasta llegar al sitio llamado A Pena da Edra. En este tramo, el camino se acopla al lado izquierdo.
Después de la Pena da Edra el camino se estrecha y se hace más costoso, A Costa do Rei. Subimos ahora por la derecha del valle por parajes llamados Xestoso, As Abrairas, Teixeruga.
Cuando llegamos arriba divisamos Moldes y las tierras de Barjas, estamos en la Pandela, el cementerio de Villasinde a nuestra izquierda y, en un quiebro de 90º, el camino del pueblo a la derecha. Subimos un poco hasta ver los castaños de Feixó y las primeras casas.
Caminamos entre casas de piedra, pizarra y madera, también podremos aprovechar sus fuentes de fría y rica agua, después remontaremos la cuesta de la iglesia hacia el Campilín donde nos despiden las últimas casas.
Mirando hacia la mole del monte Capeloso ascendemos entre huertas hacia una explanada más abierta. Pasamos por A Redeigada, O Pousadoiro, O Chao do Lago. A la altura de A Barxela, en un camino que hace toboganes, giramos hacia el norte.
Llegamos a otra fuente, Fontecuberta, nos queda un último esfuerzo desde O Couso hasta el alto en el monte de la Vilela, a 1060 metros de altitud. Vemos en el alto la peña que le da nombre A Pena do Cuco, y las antenas de comunicación, la panorámica es impresionante.
Desde el punto más alto de nuestra ruta comenzamos la bajada, bajando por el cortafuegos por una pendiente pronunciada. En el tramo más pendiente hay una cuerda para ayudarnos a modo de pasamanos.
Al final del cortafuegos el camino se remansa hasta que por un estrecho camino entre robles nos topamos con la muralla principal del castillo de Sarracín.

Un centenar de metros más abajo esta Vega, para llegar a ella pasaremos por los sotos de O Castelo. Casi en Vega, a la izquierda, un nuevo soto de grandes castaños, el Cepedal.
Así llegaremos de nuevo a la plaza del Ayuntamiento de Vega de Valcarce, final de nuestra ruta.

Otros comentarios:
La Asociación de Castañicultores Los Tres Valles ha creado esta ruta y también se encarga de su mantenimiento: https://es-es.facebook.com/castanastresvalle

Ruta circular de Las Médulas, Bierzo

Esta preciosa ruta sin apenas dificultad, salvo una pequeña cuesta en el Camino del Mirador, une tramos de diferentes sendas señalizadas para poder visitar en una sola ruta todas las minas y los principales miradores del paraje natural.
En la parte baja la ruta discurre entre bosques de castaños y en la parte alta tiene unas espectaculares panorámicas de Las Médulas y su entorno.

Cómo llegar:
Esta ruta circular por sendas señalizadas comienza en el pueblo de Las Médulas.

Nuestra ruta comienza en el aparcamiento que está a la entrada del pueblo de Las Médulas, donde dejaremos el coche. En el mapa está marcado como una “P”.

Una vez allí:
Continuaremos de frente por la calle que lo atraviesa, al final de la cual empezaremos la Senda de las Valiñas cogiendo el ramal que sale a nuestra izquierda. Este ramal se encuentra frente del Complejo Rural Agoga.

Seguiremos por él, entre impresionantes castaños hasta llegar a la Cuevona y la Encantada, que podremos visitar con nuestro perro, pero en esta zona debe ir atado con correa.

Una vez vistas, continuaremos por la senda asfaltada entre castaños hasta llegar a la Fuente de la Tía Viviana, donde cogeremos el Camino del Mirador, que sube a la izquierda de la fuente por una corta pero empinada cuesta a través de un frondoso bosque, hasta llegar a cruzar con una pista ancha de tierra, es la Senda Perimetral.

Giraremos a nuestra izquierda pasando por el Mirador de Orellán, con unas vistas impresionantes de Las Médulas y seguiremos hasta llegar a la Galería de Orellán. La galería puede visitarse y está permitido el acceso con perro, que debe ir sujeto con correa.

Una vez acabada la visita volveremos por donde hemos venido y seguiremos por la Senda Perimetral en ligero ascenso hasta llegar a la zona recreativa Campo de Braña. Tiene varias mesas de piedra con techo y una fuente, donde podremos descansar y comer algo, con unas magníficas vistas de los Montes Aquilianos.

Después del descanso continuaremos por la Senda Perimetral en continuo y suave descenso, acompañados por unas preciosas vistas hasta llegar al Mirador de Predices. De nuevo disfrutaremos de unas impresionantes vistas de Las Médulas y todo su entorno.

Continuaremos unos 500 metros hasta llegar a un cruce, dónde cogeremos la pista que sale a nuestra derecha, por la que viene el Camino de Santiago de Invierno, y que nos llevará de regreso al pueblo de Las Médulas y al aparcamiento dónde hemos dejado el coche.

Otros datos de interés:
Km: esta ruta tiene unos 11 km desde el parking que te indicamos.
Agua: A pesar de haber 2 fuentes en el recorrido, aconsejamos llevar agua, ya que en épocas de poca lluvia ambas fuentes pueden estar secas.
Otros comentarios: esta ruta y las imágenes son originarias de la iniciativa de la Asociación de propietarios y amigos de los perros de Ponferrada, Patronato de Turismo de El Bierzo y el Ayuntamiento de Ponferrada para promocionar el turismo DogFriendly en el Bierzo.



Rutas de senderismo por el Monte Pajariel, Bierzo

Su proximidad a Ponferrada y las espléndidas vistas de las que se disfruta, hacen del Monte Pajariel el lugar ideal para darse un buen paseo y disfrutar de su espectacular entorno.
El Monte Pajariel tiene una red de senderos, la mayoría de escasa dificultad, los cuales podemos disfrutar en compañía de nuestro perro, todo dentro de un entorno natural con abundante arbolado y unas espectaculares vistas de todo El Bierzo.
Para que tengas distintas opciones, te indicamos tres senderos, procurando siempre que discurran por caminos anchos y fáciles de transitar, para que solamente tengas que preocuparte de disfrutar del paseo.

Sendero 1, Camino de Toral de Merayo

Esta ruta lineal tiene un total de 7km (ida y vuelta). Se trata de un camino señalizado que llega hasta Toral de Merayo

El camino está señalizado con las marcas del Camino de Santiago de Invierno, ya que utilizaremos parte de su 1ª etapa.
Se trata de un recorrido sin apenas desniveles, por el que bordearemos el Monte Pajariel hasta llegar a Toral de Merayo dentro de un espectacular entorno natural y con excelentes vistas.

Cómo llegar:
Comenzamos nuestra ruta en el aparcamiento de Pajariel.
Para llegar, debemos ir por la calle Cruz de Miranda en dirección a la ctra. Puebla de Sanabria. Tras cruzar el puente sobre el río Boeza giramos en la rotonda a la derecha por la calle Matadero, hasta llegar a un aparcamiento donde dejaremos el coche.

Una vez allí:
La ruta comienza continuando de frente, ya por pista de tierra, dejando a nuestra izquierda las instalaciones de Embutidos Pajariel. En un suave ascenso bordeando el monte Pajariel podemos contemplar la ciudad de Ponferrada a nuestra derecha, mientras que al frente, se ofrece un amplio bosque de chopos, entre los que se pierden las aguas del río Sil.
Continuamos pasando por viñedos, robles y castaños hasta llegar a un trecho encajonado del camino conocido por el “Calellón”, por el que llegamos a Toral de Merayo. Tras cruzar el hermoso puente medieval sobre el río Valdueza se llega a la plaza del Cristo con su bonita ermita.
Para volver utilizaremos el mismo camino de ida hasta regresar al punto de partida.

Sendero 2, Ruta circular del Pajariel

Esta es una ruta circular algo más larga, de unos 14 km. que rodea el Monte Pajariel.
En este caso es una ruta pendiente de señalizar, con espectaculares vistas en todas las direcciones y sin apenas desniveles, salvo la rampa del principio.

Cómo llegar:
El camino comienza en el aparcamiento de Pajariel, como la ruta anterior

Una ves allí:
Una vez hayamos dejado el coche, continuando de frente por pista de tierra. Pasada la fábrica de embutidos, giramos a la izquierda, ascendiendo por una pendiente y girando al final a la derecha, hasta llegar en pocos metros a unas antenas.

Tomaremos la pista ancha que sale a la izquierda, que tiene una cruz de hierro. Seguiremos de frente zigzagueando por ella y compartiendo parte del camino con el Sendero 3, sin desviarnos por ninguno de los senderos laterales que la cruzan y disfrutando de sus espléndidas vistas, acabando en una pista que viene por abajo desde el pueblo de Otero.
Giramos a la derecha y continuamos de frente, hasta llegar al final de esta a una pista ancha que viene de la carretera.
Giramos a la derecha y seguimos por la pista de frente, desechando los caminos que nos encontramos a izquierda y derecha, zigzagueando hasta llegar a las antenas del pico del Pajariel, que quedan en alto a nuestra izquierda. La vista desde ellas es espectacular.
Volvemos al camino, bajando de frente por una cuesta con fuerte pendiente, hasta llegar a las antenas por las que pasamos a la subida. A partir de aquí volveremos por la pista por la que subimos hasta llegar al aparcamiento.

Sendero 3, Ruta circular de Otero

Esta ruta rodea parte del Monte Pajariel pero comenzando en el pueblo de Otero.
El recorrido tiene espléndidas vistas y sin apenas desniveles, salvo la rampa del principio hasta coger altura.
Como en la anterior, se trata de una ruta pendiente de señalizar.
Este recorrido tiene unos 8 km.

Cómo llegar:
Para llegar al principio de esta ruta debemos ir por la calle Cruz de Miranda en dirección a la ctra. Puebla de Sanabria. Tras cruzar el puente sobre el río Boeza giramos en la rotonda a la derecha y justo después a la izquierda, para subir por una empinada calle hasta Otero, donde dejaremos el coche en la parte alta del pueblo.
La ruta comienza en la parte izquierda del parque que hay en calle Eras. Subimos de frente por la pista hasta llegar a cruzar con una pista ancha por donde viene el Sendero 2, donde giraremos a la izquierda.

Seguimos de frente compartiremos con ella el recorrido, sin desviarnos por ninguno de los senderos laterales que la cruzan y disfrutando de sus vistas, hasta acabar en la pista que viene por abajo del pueblo de Otero.
Giramos a la izquierda y continuamos por ella de frente, desechando los senderos laterales que la cruzan, hasta llegar a Otero.

Al entrar al pueblo seguimos la calle de frente, entre las casas, hasta girar al final de la calle a la izquierda, por donde llegaremos al parque en el que iniciamos la ruta.

Otros Datos de interés:
En la descripción de cada ruta te especificamos los km de cada una.
Agua: No hay posibilidad de disponer de agua salvo en los pueblos y los márgenes de los ríos.
Normativa para pasear con perros por el Monte Pajariel:
“Los perros pueden ir sueltos, debiendo estar en todo momento controlados y al alcance de su propietario, no abandonando nunca los senderos principales.
Tenemos que tener en cuenta, durante la temporada de caza, los días hábiles para cazar, extremando en ellos las precauciones.
Los perros pertenecientes a las razas catalogadas como potencialmente peligrosas deberán ir en todo momento atados con correa y llevar bozal.
Para el buen mantenimiento de las rutas rogamos no dejar ningún excremento de nuestras mascotas en las sendas y caminos.”

Otros comentarios:
Estas rutas y las imágenes son originarias de la iniciativa de la Asociación de propietarios y amigos de los perros de Ponferrada, Patronato de Turismo de El Bierzo y el Ayuntamiento de Ponferrada para promocionar el turismo DogFriendly en el Bierzo.