Si has tenido la suerte de poder viajar a algún paraíso tropical este verano, habrás visto la gran cantidad de coloridos animales y plantas que viven en ese lugar. Quizás, hasta te hayas planteado qué pasaría si esos preciosos animales vivieran en tu ciudad, ¿no sería increíble levantarte por la mañana y ver un coloreado pajarito en tu ventana?

especies exóticas y especies invasoras, aves

¿Qué es una especie invasora?
Cuando hablamos de una especie invasora, podemos referirnos tanto a un animal como a una especie vegetal. En este caso nos centraremos en los animales, aunque no hay que restar importancia a las plantas o algas invasoras.

Una especie invasora es una especie exótica -y, por tanto, que no pertenece al ecosistema dónde ahora vive- cuya introducción en este nuevo hábitat puede causar daños ambientales, económicos y/o de salud. Para que nos entendamos, por ejemplo, si compite por los recursos (comida, cobijo…) con una especie nativa, puede acabar por extinguirla. Pero no todas las especies exóticas van a ser invasoras, ya que dependerá de su relación con el nuevo hábitat.

Antes de adoptar/comprar una especie exótica
La decisión de adoptar cualquier animal, debería implicar ser conscientes de que este nuevo amigo va a depender de nosotros y que seremos responsables de su salud y bienestar durante el resto de su vida. Cuando decidimos ampliar nuestra familia con una especie exótica, hemos de asegurarnos que realmente conocemos -y podemos cubrir- las necesidades de nuestro nuevo amigo, ya que no es lo mismo tener un perro o un gato a tener una tarántula o una serpiente.
Se trata de animales que, aunque no tengas que sacar a pasear, muy a menudo necesitan unos cuidados especiales y un entorno muy concreto. Por ejemplo, si queremos adquirir un animal de clima tropical, requiere de una temperatura y humedad concretas que le hagan sentirse como en su hogar.

Otro gran problema de las especies exóticas es que, muchas de ellas, llegan a nuestro país a través de medios nada seguros: muchas mafias se aprovechan del auge de ciertas especies para sacarlas de su hábitat sin escrúpulos, en condiciones de insalubridad y causando la muerte de muchos animales por estrés, deshidratación, enfermedad, etc. Seguro que si amas esta especie, no quieres promover su sufrimiento, de modo que has de asegurarte que tu nuevo amigo ha llegado legalmente y de forma segura hasta tus manos.
Existe un convenio llamado CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) que puedes consultar en caso de duda. Además, si estás decidido a tener en casa a una de estas especies, en esta página podrás encontrar todo el papeleo y requisitos necesarios.

especies exóticas y especies invasoras transporte

Ya la tenemos en casa
Es muy importante adecuar un espacio para tu nuevo amigo, proporcionarle la alimentación adecuada, y visitar al veterinario para asegurarte de que está bien de salud.
Cada especie es un mundo, de modo que no puedo darte pautas específicas a seguir. La mejor opción es buscar a un veterinario especializado en esa especie y asegurarte que tienes claras todas sus necesidades.

¿Qué pasa si un día ya no hay sitio en casa para él/ella?
A nadie le gusta pensar que puede llegar el día en que ese animal “sobre”. Hay mil motivos por los que se abandonan animales, no entraré en polémica sobre este tema, solo decir que también hay mil maneras de abandonar un animal:
Si ya no lo puedes/quieres tener más en casa, lo correcto es buscar un nuevo hogar para él. Hay asociaciones especializadas en animales exóticos (aquí te dejamos una lista) que pueden ayudarte en esta tarea.
Pero no todas las personas piensan en el bienestar de su antiguo compañero cuando se cansan de él, y hay muchos peligros en liberar animales en la naturaleza, entre ellos:
– Puede que no sepa sobrevivir y sufra grandes problemas para encontrar alimento y/o cobijo, muriendo de inanición tras una larga agonía. En este caso no se convertirá en una especie invasora, pero eso no implica que sea menos cruel “liberarlos”.
– Puede que se adapte muy bien a su nuevo entorno natural, tanto que termine por matar a otras especies al “robarles” la comida y terminen por extinguirlas.
– También podría darse el caso de que transmita alguna enfermedad que provoque la muerte de muchas especies del entorno, o que se alimente de los cultivos de la zona causando grandes daños económicos, etc.

Exóticas invasoras, tortuga de florida

Ejemplos y consecuencias

“Hoy en día, las especies invasoras, se consideran la segunda causa de pérdida de biodiversidad mundial.”
WWF

Muy a menudo, no somos conscientes de las consecuencias de nuestros actos, y pensamos que por soltar a la tortuga en este rio no va a pasar nada, que la estamos liberando, pero no es así: La tortuga de florida (Trachemys scripta elegans) está considerada una de las especies invasores más peligrosas de nuestro país. Me dirás, ¿este pobre animalito? ¡Exageras!
Resulta que la liberación incontrolada de esta pequeña, ha provocado su extensión por todo el territorio, provocando la muerte de tortugas autóctonas, y menguando invertebrados, peces y anfibios de nuestro ecosistema. Además, puede transmitir la salmonelosis. A nivel personal, me han llegado casos de tortugas de florida abandonadas en el mar (¡Son de agua dulce!).

Otro caso bastante polémico es el del visón americano (Mustela vison). Este animal tuvo la gran desgracia de tener un pelaje muy atractivo para el humano, de modo que se crio en granjas para aprovechar su piel. La liberación de estos animales (tanto por fugas como intencionadas), provocaron que proliferaran en el medio natural. Al ser más agresivos y de mayor tamaño que la especie europea, y el hecho de ser transmisores de un virus que afecta más a la especie autóctona que a la invasora, provocó que “nuestra” especie llegara hasta el punto de estar en peligro de extinción y aún hoy se intenta recuperar su población.

La cotorra argentina es un caso bastante conocido, ya que en muchas ciudades son las “nuevas palomas”. En Sudamérica esta especie es una plaga agrícola, de modo que se exportaron unas 190.000 para ser vendidas en España. Junto a ella, también ha llegado la cotorra de Kramer.
Esta última especie es muy agresiva y afecta a las especies autóctonas que nidifican en huecos: matan animales cómo los murciélagos y al cernícalo primilla (xoriguer petit en catalán) entre otros, y arrasan con cierta plantaciones.

Otro caso de ave exótica son los agapornis. En este caso, su gran auge en España ha provocado que su gran demanda la convierta en una especie amenazada de extinción en Tanzania, su país de origen.

Podría seguir con un largo listado de animales (cerdo vietnamita, cangrejo americano, mapache, siluro, rana toro, avispa asiática, etc.) pero lo más importante es ver que, el simple hecho de “deshacerse” de un animal soltándolo en la naturaleza, puede tener consecuencias nefastas para él o para los demás animales del entorno.

Así que, antes de tomar la decisión de ampliar tu familia con una especie exótica, pregúntate:
¿Realmente puedo tenerlo en casa?
¿Cómo ha llegado este animal hasta nuestro país?
¿Qué papeles necesito para tenerlo?
¿Conozco todas sus necesidades?
¿Qué pasará en caso de que ya no pueda hacerme cargo de él?

Artículo escrito por María Sabater,
Bióloga de Organismos y Sistemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s