“Petjades d’un adéu”, duelo por la pérdida de un animal, entrevista a Jessica Milán

Hoy entrevistamos a Jessica Milán. Es trabajadora social y ha realizado distintas formaciones en acompañamiento en procesos de duelo.
El proyecto “Pejades d’un adéu” nació para dar un espacio y acompañar en el duelo por la pérdida de un animal.

El próximo sábado 25 de mayo de 2019, realizará una charla participativa benéfica “Xerrada Benèfica Petjades d’un adéu, dol per un animal” en El racó de la Lola, Terrassa, a las 17h.

“La vida es efímera, pero sus días pueden ser inmortales” 
(Píndaro)

Aún hoy en día el duelo por un animal es un tema tabú en nuestra sociedad ¿Por qué te interesaste en este tema?
Durante mi infancia, tuve experiencias de muertes de animales cercanas que me hicieron conectar con el dolor y la incomprensión que se siente ante su pérdida. Creo que, a partir de aquellas experiencias, desarrollé sensibilidad hacia la muerte de los animales.

Petjades d'un adèu, duelo animales, autora @meydraws
“Petjades d’un adéu”, autora @meydraws

A medida que me hice adulta, hablaba con personas que también habían vivido pérdidas similares y observé que a muchas de ellas se les formaba un nudo en la garganta cuando hablábamos del tema. Comprendí, entonces, que era una situación muy común.

¿Nos puedes explicar un poco qué es el proceso de duelo? ¿Qué fases tiene?
El duelo es un proceso natural ante una muerte o pérdida. Se habla de pérdida y no solo de muerte, ya que no todo son muertes físicas; también son procesos de duelo aquellas situaciones que conlleven una ruptura con alguien o algo con el que teníamos un vínculo emocional.  
Hay mucho/as autores y autoras que han desarrollado teorías sobre el proceso del duelo y sus fases: una de las más conocidas es Elisabeth Kübler-Ross, que establece cinco etapas: la negación, la ira, el pacto, la depresión y la aceptación.
A mí me gusta la propuesta de Mónica Cunill, que engloba el duelo en tres fases: la primera de rechazo o incredulidad (cuando nos dan la noticia de una muerte o de una enfermedad), una segunda fase de dolor (cuando reconocemos la pérdida y experimentamos las emociones propias de un duelo) y una tercera y última; de integración y transformación.
A pesar de la vivencia de las diferentes fases, cada persona experimentará su pérdida de manera única, de la misma forma que no hay dos personas iguales. Cómo citan Montse Esquerda y Anna Maria Agustí: “La intensidad del duelo dependerá del tipo de pérdida, de los mecanismos de afrontamiento y del apoyo recibido”.

¿Y cómo es el duelo en caso de pérdida de un animal?
Normalmente, los duelos que tienen mayor reconocimiento y aceptación social son aquellos originados por la muerte de una persona, especialmente pérdidas “precoces” y/o abruptas (accidentes o enfermedades en edades tempranas). No obstante, hay otros duelos que, bien por su impacto emocional o por su incomprensión social, son más difíciles de aceptar, como puede ser la muerte perinatal (muerte de un embrión durante el embarazo) o la muerte de un animal. A estos últimos se les denomina “duelos desautorizados”.
Las personas que compartimos vida con un animal creamos un vínculo muy fuerte. Por ello, podemos vivir su pérdida tan o más intensamente que la muerte de un familiar.  No obstante, quién no ha convivido o ha amado a un animal, difícilmente comprenderá el vínculo emocional que puede crearse y, en consecuencia, el proceso de duelo ante su pérdida.

miedo a los petardos en perros

Seguramente todos hemos vivido la muerte de un animal o conocemos a alguien que haya pasado por eso ¿Qué puede ayudar a una persona a superar ese momento tan duro? ¿Cómo podemos ayudar desde fuera?

“Nos enfrentamos sol@s a la muerte.
Pero es esa soledad en la muerte, nuestro lazo común en la vida”
Doctor en Alaska

El duelo es un proceso natural que todo el mundo – en algún momento u otro de la vida – va a experimentar. La dificultad para afrontar este proceso tiene íntima relación en cómo nuestra cultura vive la muerte y las pérdidas. Vivimos en la sociedad del éxito, del triunfo y de la superación y vivimos de espaldas a la tristeza, la decepción y el dolor como parte inherente de la vida. La evitación de las situaciones dolorosas de la vida es romper con el frágil equilibrio entre “vida y muerte”, “tristeza y alegría”, “dolor y placer”, que son, al fin y al cabo, polos que coexisten. La sociedad hedonista -centrada en el principio del placer- en la que estamos inmersos/as nos dificulta afrontar con éxito situaciones dolorosas ineludibles.
Vivimos la muerte con temor y nos aterra sentirnos solo/as ante el propio duelo o sin saber cómo acercarnos a una persona que lo está viviendo. Cada persona vive el duelo de una manera única y personal, por lo tanto, no existe una indicación genérica sobre como acompañar. Es posible que nos dé miedo decir algo “que no toque”, “que le haga llorar” o “que le haga recordar”, cuando, en ese momento, la persona está inmersa en su dolor y necesita vivir y experimentar esas emociones. Lo importante es estar ahí -incluso si a veces es en silencio- y preguntar a la persona qué necesita: esto la hará sentirse reconocida, no juzgada, sabiendo que respetamos su espacio y que puede contar con nosotros/as.
El dolor y la no expresión de nuestras emociones nos aísla. Por eso, no se trata tanto de “qué hacer” sino de permitir y dar un espacio a esa persona dónde se sienta acompañada y escuchada si así lo necesita. A veces, no hace falta nada más.

Un duelo mal afrontado, ¿puede llegar a ser patológico y/o tener consecuencias a largo plazo?
Sí; como cualquier vivencia o duelo no elaborado, puede anclarnos a la situación de manera disfuncional sin transitar las emociones necesarias para vivir la vida de manera sana.

¿Cómo es el duelo y cómo se cierran casos concretos como perros perdidos que nunca llegan a reencontrarse con su familia?
Aquellas pérdidas en las que no podemos ver el cuerpo, es mucho más difícil elaborar el duelo porqué siempre albergamos la esperanza de encontrarlo. No obstante, puede ser sano que, con el tiempo, cerremos el ciclo de alguna manera simbólica para que nos ayude a elaborar el proceso.

En muchas familias conviven niños/as y animales, ¿Cómo afrontar la muerte con ellos y ellas? ¿Cómo podemos explicarles qué es la muerte?

 “L’infant que viu en la veritat és capaç d’afrontar la vida: el protegim quan parlem, no quan ho evitem”
Montserrat Esquerda i Anna Mª Agustí
El nen i la mort. Acompanyar els infants i adolescents en la pèrdua d’una persona estimada

Cuando un niño/a vive la pérdida de un animal en la familia, será, probablemente, su primer contacto real con la muerte y esto puede determinar cómo vivirá las pérdidas que tendrá a lo largo de su vida.
Paradójicamente, a medida que más intentamos proteger a las niñas y los niños de la muerte, más lo/as estamos desprotegiendo para afrontar con éxito pérdidas futuras. Por tanto, es esencial hablarles con sinceridad, adaptando nuestro discurso a su edad y madurez. Es muy importante utilizar la palabra muerte y no usar eufemismos como “ha ido de viaje” o “ha ido a vivir a otro lugar”. Esto puede provocarles confusión.

Por último, me gustaría preguntarte ¿Cómo decir adiós cuando tenemos esta oportunidad?
Si tenemos la posibilidad de hacer el acompañamiento durante el proceso final del animal, nos facilitará transitar el duelo. De lo contrario, pueden aparecer sentimientos de culpa con el tiempo. No obstante, hay rituales de despedida que pueden ayudarnos a cerrar el ciclo, si no hemos podido hacerlo con anterioridad: hacer una despedida simbólica en algún lugar especial o vinculado con la vida del animal, escribirle unas palabras o hacer una caja de recuerdos (en la que podemos guardar objetos del animal).

Muchas gracias Jessica, esperamos que tus palabras hayan reconfortado y ayudado a aquellas personas que pasan por ese duro momento en la vida como es la muerte de un animal.

Podéis contactar con Jessica Milán a través del correo petjadesdunadeu@gmail.com o el próximo sábado 25 de mayo en la “Xerrada Benèfica Petjades d’un adéu, dol per un animal” en “El racó de la Lola” (Terrassa) a las 17h. Todos los beneficios serán donados a la protectora felina SQAnimalia de Sant Quirze del Vallès.


Rescate Animal, Entrevista a ARIA

Hoy os traemos una entrevista muy interesante a un miembro de la Asociación de Rescate ARIA, que nos va a explicar cómo se rescata a un animal con miedo y que debemos -y no debemos- hacer cuando encontramos un animal perdido.

Buenos días Albert Beigbeder, cuéntanos un poquito sobre ARIA
Buenos, días.
Aria nace hace un año y medio, en marzo de 2016, viendo la dificultad que existía para la captura de perros con miedo. Actualmente el proyecto ARIA está a un 50% , ya que no disponemos de los recursos tanto económicos como materiales para poder desarrollar al 100% todo el proyecto.

Unos de los pilares es el rescate y es el más conocido, otro pilar es la educación social, este año hemos dado alguna charla para concienciar tanto a las nuevas generaciones, como a gente más adulta.

Como no, y también un pilar donde se sostiene ARIA, es la educación de los perros rescatados para su inserción en la sociedad a través de una adopción responsable.

rescate canino

Hay gran cantidad de perros en las calles y mucho trabajo por hacer…
¿En qué área geográfica os movéis?
Principalmente nuestro campo de acción es Cataluña, pero hemos salido a Huesca, Valencia, Algeciras, Murcia….en casos muy puntuales.

Vaya, con una zona tan amplia necesitareis muchas manos, ¿cuantos miembros tiene vuestra asociación?
Actualmente aria la forman unas 20 personas entre equipos de rescate, formadores, y voluntarios. El concepto que queremos transmitir es de familia, un equipo unido donde cada uno aporta lo que sabe y puede, en beneficio de un fin común.

¿Y quién os da los avisos de estos perros perdidos?
Los avisos los recibimos de asociaciones, particulares y ayuntamientos, pero la gran mayoría de avisos provienen de los particulares.
rescate canino
Imagino que muchos de estos perros, por desgracia, serán abandonos que nunca reclamará nadie… ¿Qué pasa luego con estos perros?
Al no disponer de centro estamos atados a la disponibilidad de las casas de acogida, donde es mucho más fácil tratar los miedos y se procura modificar alguna conducta no deseada. En caso de no tener casas, los entregamos a una protectora responsable para su adopción.

¿En qué épocas del año tenéis más trabajo o se pierden más perros?
En nuestra zona no hay un cambio relevante, todo lo contrario pasa en las zonas de caza, como Castilla o Extremadura, entre otras.

Cuéntanos un poco cómo funciona un rescate…
Todo nace de un aviso, intentamos crear una rutina donde el perro genere un hábito y vaya a comer cada día. Una vez creada, se organiza el rescate y utilizamos el sistema de captura más adecuado para el caso en concreto. Muchas veces hemos hecho guardias de 10 y 14 horas esperando, y no siempre aparece, algún ruido extraño, algo fuera de lo normal que hace desconfiar al perro…. Y todo se va al traste. Estos perros urbanitas son muy complicados, y en algunos casos hemos tenido que volver varias veces cambiando pequeños detalles.

Si todo sale bien, se lleva a una casa de acogida o a la protectora, pasados 20 días comenzamos con el protocolo veterinario.

rescate canino

¡Vaya, cuanta paciencia hay que tener!
Vosotros tenéis mucha experiencia, pero c
uando una persona sin conocimientos en el mundo del rescate ve a un perro perdido en peligro (quizás cruzando una zona con coches), ¿Qué ha de hacer y qué no ha de hacer?
Jamás ha de correr detrás del pero ni chillarle, el acercamiento ha de ser suave, aunque sea en medio de la carretera, porque si sale corriendo, el riesgo de atropello es muy elevado, hay que hacerlo siempre con calma, movimientos lentos y voz suave, como no utilizar las señales de calma para comunicarnos con él.

¿Cómo podemos disminuir el riesgo de que nuestro perro se pierda?
Es imprescindible conocer a nuestro perro, sus miedos, sus reacciones, llevar siempre una correa adecuada y de calidad, lo digo por los mosquetones. Si no te fías de él no lo sueltes,  y si tiene miedo ni pasárselo por la cabeza. Otro punto vital es la identificación, tener chipado a nuestro compañero es importantísimo y obligatorio, también una chapa identificativa, ayuda a la persona que lo encuentra a localizarte en segundos.

¿Tenéis alguna actividad programada en la agenda?
Si, y para nosotros es muy importante. El año pasado salimos de tour solidario por el Mediterráneo desde Algeciras hasta Barcelona, ayudando a particulares y protectoras a rescatar esos perros tan complicados de coger. Legamos a salvar unas 20 vidas, entre ellas el famoso Miguelito de galgos 112, y a una mama preñada, que murió a los pocos días. Nuestra actuación salvo toda la camada de una muerte segura.

Este año, salimos con otra ruta, vamos dirección Huelva pasando por Soria, Cáceres…, serán otros 10 días intensos, y esperamos que sean de provecho.

salt_20170604_203903_346
Increíble trabajo chicos, que suerte que haya personas como vosotros
¿Cómo podemos colaborar con vuestra labor y poner nuestro granito de arena?
Tenemos varias vías de ayuda:
De forma general nuestro teaming, y la cuenta bancaria, además de socios.
https://www.teaming.net/a-r-i-a-asociacionderescateanimal-grupo

Puntualmente, para el tour tenemos un reto solidario en migranodearena, donde ese dinero ira íntegro al tour.
https://www.migranodearena.org/es/reto/15655/tour-solidario-aria2017

A nivel humano, como voluntarios, donde podrán colaborar con nosotros, desde un rescate, hasta en colegios con niños.

Aprovecho esta oportunidad que nos brindáis para agradecer a todo el equipo de ARIA el trabajo tan duro que se realiza. También a aquellas personas que, sin ser voluntarios nuestros, crean rutinas y dedican horas de su día a día para conseguir rescatar al perro. Trabajo que muchas veces queda eclipsado por el rescate, quedando en el olvido, por eso, gracias a todo@s, los que dais batidas, creáis rutinas, y hacéis posible las charlas y la educación en centros escolares.

¡Muchas gracias Albert por abrirnos las puertas a conocer vuestra gran labor, os deseamos muchos rescates exitosos y que podáis ayudar a muchísimas más vidas!