Llega un bebé, ¿Qué hacemos con el perro?

Si ya tenemos un perro (o más) y estamos esperando un bebé humano ¡lo que viene a continuación nos interesa!
Os traemos un artículo muy interesante para todos aquellos que estéis a punto de ampliar la familia.
Su autora es
nuestra colaboradora, la etóloga Sílvia Rodellar de Indicans, experta en comportamiento canino que os puede ayudar durante este proceso.

llegada de un bebé a una casa con perro

Antes de que el nuevo pequeño habitante llegue a nuestras vidas, deberemos tener en cuenta algunos detalles para prevenir situaciones y estar lo más preparados posible para empezar la nueva aventura de la paternidad. Si vamos tarde tendremos que ponernos en marcha cuanto antes.

¿Qué haremos con el perro ante la llegada del bebé? Tenerlo en cuenta en la ecuación y prepararle también. ¡Vivir con niños y perros es posible!

Aquí van algunas pautas que os pueden facilitar el proceso de adaptación:

  • Crearemos una zona segura: Habilitaremos una zona tranquila del domicilio para que nuestro perro pueda relajarse sin ser molestado. En esta zona le administraremos los huesos o juguetes rellenos que más le gusten, promoviendo su comodidad y bienestar allí. Podemos utilizar una valla para niños, que nos permite disponer de una barrera física sin perder completamente el contacto visual con él. Entrenaremos con antelación la permanencia tranquila de nuestro perro en la zona.
  • Adaptar la rutina diaria: Iremos variando gradualmente la persona encargada y el horario de paseos para evitar un cambio repentino de hábitos una vez el bebé llegue a casa.
  • Entrenaremos comportamientos de obediencia básica, como el sentado, el tumbado, la llamada y el descanso relajado en un lugar. Utilizaremos recompensas significativas para nuestro perro y empezaremos con unos meses de antelación para poder aplicar lo aprendido cuando sea necesario.
  • Enseñaremos a nuestro perro a caminar tranquilo a nuestro lado, sin tirones o sobresaltos, adaptando el material de paseo a nuestras futuras necesidades. Recomendamos arnés tipo DogTools y correa fija de 1.5 metros como mínimo. Entrenaremos el autocontrol, o la espera, antes de salir por la puerta o acceder a los recursos habituales.
  • Es importante proporcionarle a nuestro perro momentos de ejercicio y oportunidades de interacción con otros perros, siempre teniendo en cuenta que deberemos seguir en la misma línea cuando el bebé llegue a casa.
  • Enseñaremos a soltar objetos, de forma amable, para evitar futuras reacciones inadecuadas relacionadas con la protección de recursos. Entrenaremos en base a intercambio de objetos, asociación de nuestra aproximación con algo placentero y evitaremos arrebatar de forma brusca objetos que haya cogido nuestro perro. Si aparecen dificultades en este tipo de ejercicios, será recomendable contar con un profesional que os oriente.
  • Enseñaremos a nuestro perro a relajarse. Después de los paseos, sería recomendable generarle tranquilidad una vez llegados a casa. Para ello podemos proporcionarle un juguete tipo Kong relleno de comida. De esta manera, estará entretenido y se calmará con más facilidad. Una vez consumida la comida, deberíamos facilitarle un entorno de tranquilidad que le lleve a relajarse.
  • Adaptaremos la interacción con nuestro perro a lo que seremos capaces de hacer una vez esté en casa el bebé. Si estamos en casa con el bebé, también podemos dedicar algo de tiempo a interactuar con nuestro perro de forma tranquila, estimularle con juguetes interactivos o prepararle juegos de olfato.

llega un bebé a una casa con perros

¡A por ello!

Quizás te interese leer Beneficios de Crecer con Perros

Si necesitas ayuda o quieres saber más sobre este proceso, puedes contactar con ella en:
http://indicans.cat/
www.facebook.com/IndicansGossos
11070511_736974789734899_4647937707769122218_n

Ansiedad Por Separación

Con la llegada a la rutina, sois muchos los que nos habéis preguntado cómo afrontar que nuestros perros vayan a pasar muchas horas solos en casa. Os traemos un artículo con información sobre qué es la Ansiedad por Separación, escrito por nuestra colaboradora la etóloga Sílvia Rodellar de Indicans.
Próximamente os daremos algunas pautas sobre cómo prevenirla.

¿Qué entendemos por ansiedad por separación?
La ansiedad por separación es un problema de comportamiento muy frecuente en perros que se relaciona con la aparición de ladridos, destructividad, apatía, inquietud, fugas, eliminación dentro de casa u otros síntomas que aparecen cuando los propietarios están fuera de casa o en otro espacio al que el perro no tiene acceso. En muchos casos, aparecen diversos de estos síntomas con posibilidad de ir variando durante la evolución del problema. Sin duda, es una cuestión que debe ser tratada con cautela, puesto que disminuye notablemente el bienestar del animal afectado por la experimentación de un estado emocional negativo durante una gran parte del día asociado a síntomas fisiológicos que pueden llegar a ser de muy alta intensos.

ansiendad por separación, pug triste
La ansiedad por separación suele causar una elevada preocupación en los propietarios del animal tanto por el conocimiento del estado de desesperación de su perro como por las consecuencias en cuanto a eliminación inapropiada, destrozos en casa o denuncias de vecinos por aullidos durante las horas de soledad.

¿En qué consiste exactamente?
En la etapa de cachorro, es normal que los perros muestren todos los comportamientos necesarios para recuperar el contacto directo con su madre, a través de vocalizaciones, inquietud motora o intentos de seguirla a toda costa. La ansiedad por separación en perros adultos aparece de igual manera cuando el animal pierde la posibilidad de contacto directo con sus propietarios o con la persona de la familia con la que ha desarrollado el vínculo principal y el abanico de síntomas son el reflejo de un deseo muy elevado de reencontrarse con éstos.

Cuando hablamos de ansiedad nos referimos al conjunto de síntomas con valencia claramente negativa causados por la anticipación de eventos potencialmente amenazantes, reales o no. Debido a la ansiedad, nuestro perro puede manifestar los diversos comportamientos o reacciones citados al principio.

perros ansiendad por separación
Factores predisponentes para la aparición de ansiedad por separación.

  • Destete prematuro o crianza a biberón (ausencia de proceso gradual y natural de destete)
  • Adopción en perrera
  • Paso por diversos domicilios (perros acogidos o devueltos tras adopción)
  • Dependencia mutua con propietario (búsqueda de contacto constante)
  • 1 solo propietario (los recursos provienen de una única persona)
  • Ausencia de rutina en el hogar

Factores de riesgo para la aparición repentina o reaparición de síntomas de ansiedad por separación, que implican un cambio repentino.

  • Mudanzas
  • Nacimiento de bebés
  • Separación de pareja
  • Cambios de rutina
  • Defunción de un miembro de la familia
  • Tras periodo vacacional o paro

¿Por qué debe diagnosticarse de forma rigurosa?
Existen diferentes motivos por los que nuestro perro puede manifestar comportamientos o reacciones potencialmente atribuibles a una ansiedad por separación. Será necesario tener en cuenta las distintas posibilidades y descartar las opciones que no justifiquen los síntomas observados. Para saber qué pasa mientras no estamos en casa, el primer material que debemos recoger, y que será importante para el profesional, serán grabaciones del comportamiento de nuestro perro en diversas salidas. Además, deberemos facilitar información sobre temas como rutina, interacción con nuestro perro, paseos o alimentación.

ansiedad por separación, perro esperando en la puerta

¿Cómo debe tratarse la ansiedad por separación?
El tratamiento de este problema deberá aplicado una vez se confirmen las sospechas de que se trata efectivamente de una ansiedad por separación. Deberá ser, además, ajustado a cada familia y según el problema real observado. En ningún caso deberíamos empezar a aplicar pautas sin la supervisión de un profesional cualificado. En muchos casos, los consejos aislados tipo “dejar el perro en un trasportín durante las horas de trabajo” o “dejarle un Kong cada vez que salgáis de casa”  no sólo no son suficientes sino que empeoran el estado del perro. No hay que olvidar que muchos de estos animales están tan afectados por las salidas de sus propietarios que no son capaces de atender a estímulos apetitivos que normalmente les gustan o de aprender reacciones nuevas ante esa misma situación.

Muchos propietarios nos contáis lo siguiente: “es un perro 10, si está acompañado”. Nuestro reto es ayudaros a hacerle simplemente un perro 10. No es un camino agradable, fácil o inmediato, pero trabajando en equipo ¡es posible!

ansiedad por separación, perro con su humano
Artículo escrito por la etóloga Sílvia Rodellar de Indicans, si quieres saber cómo ayudar a tu mejor amigo de cuatro patas, puedes contactar con ella en:
http://indicans.cat/
www.facebook.com/IndicansGossos
11070511_736974789734899_4647937707769122218_n